Devocionales Cristianos – Prosperidad Para el Propósito

 

Un aspecto fundamental de la provisión es que Dios ha diseñado cada propósito con su propia prosperidad. Su propósito ha edifi­cado provisión para ella. Dios nunca requiere de usted lo que El ya no tiene en reserva para usted.

Aquí está la clave: Su prosperidad está relacionada directamente a su propósito en la vida. La naturaleza y el grado de su prosperidad es determinado por lo que su asignación es. Usted no nació para tener mucho o poco. Usted nació para cumplir el propósito de Dios. Cuando usted capta su visión, la parte que usted está destinado a contribuir para su generación y las generaciones subsiguientes, el papel que usted está jugará en la historia, cuando usted capta eso y lo hace, usted verá que todas sus provisiones están automáticamente incluidas.

De esta manera, usted no trabaja ultimadamente por dinero o ali­mento, porque usted está viviendo muy ocupado. Usted no fue creado por Dios sólo para pagar hipotecas. En su corazón usted sabe que eso es verdad. Si esto es lo que está haciendo, usted probablemente está frus­trado con su situación. Al tiempo que usted llegue a los sesenta, mirará hacia su vida pasada y dirá: «¿Disfruté algo de esto?»

Algunas veces Dios no nos da todos los recursos que necesitamos para cumplir nuestras visiones porque Él ha llamado a otras personas para que ellos provean para nosotros. Dios puede tener provisiones por todo el mundo esperando por usted. El puede moverlo a usted a miles de millas para que llegue hasta donde se supone que debe estar, hacer cosas para las que usted nació para hacer, para cumplir el propósito en su propio corazón mientras, y al mismo tiempo, cumple el propósito en el corazón de Dios.

 

Oración: Padre, Tú me has ayudado a comprender que Tú tienes un propósito y un plan para todas las cosas. Yo confiaré que Tú traerás todos Tus planes a su fin. En el nombre de Jesús, amén

Pensamiento: Dios ha diseñado cada propósito con su propia prosperidad.

Lectura: Ezequiel 11-13; Santiago 1

Extracto del libro “Devocional Diario de Poder y Oración”

Por Myles Munroe

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre