Una de las preguntas más significativas que usted puede hacerle a una persona es: ¿Qué quiere usted?

Cuando el rey Artajerjes vio la tristeza en el rostro de Nehemías, eso fue lo que exactamente le pre­guntó (Nehemías 2:4). Igualmente significativo fue lo que Nehe­mías contestó específicamente al rey. Él le dijo: «Envíame a Judá, a la ciudad de los sepulcros de mi padres, y la reedificaré» (versículo 5). Nehe­mías conocía claramente la guía de su visión, y su plan fue tan específico que fue capaz de darle al rey el marco del tiempo para completarla (versículo 6).

Usted necesita hacerse seriamente la misma pregunta: ¿Qué quiero yo?

¿Sabe usted realmente lo que quiere de su vida? Algunas personas se recrean en actividades auto-servidas. Otros piensan que la vida comienza en el retiro, y pasan por alto prácticamente sus vidas enteras. Algunas personas sólo quieren una bonita casa y carro. Magnífico. ¿Luego que? Hay que ser algo más para vivir que las cosas que acumulamos. En Lucas 12:15, Jesús dijo: “La vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee”.

Para encontrar su visión, usted debe estar en contacto con los valo­res y prioridades del reino de Dios. Su visión debería ser algo que perdure después que se ha ido, algo que tiene más poder al final que las posesio­nes. La vida de las personas debe ser cambiada por la visión de usted.

¿Qué quiere usted? El Rey de reyes le está haciendo a usted esta pregunta hoy, y usted debe estar en capacidad de dar a El una respuesta.

Oración: Mi Rey y Padre, Tu Palabra dice que si te llamamos, nos oirás. Por favor contesta esta pregunta: «¿Qué quiero yo realmente?» Confirma la visión que has puesto en mi corazón y dame una clara dirección. En el precioso nombre de Jesús, amén.

Pensamiento: Usted necesita preguntarse seriamente: ¿Qué quiero yo?

Lectura: Proverbios 1-2; 1 Corintios 16

Extracto del libro “Devocional Diario de Poder y Oración”

Por Myles Munroe

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre