Una persona apasionada se levanta por la mañana y dice: «¡Buenos días, Señor, aquí estoy! Gracias por otro día que me acercará un paso más hacia donde quiero ir».

La pasión significa que no importa cuan malas sean las cosas, lo que yo creo es más grande que lo que veo. Es un impulso que es más profundo que ninguna resistencia puede encon­trar.

La gente se detiene pronto. No ganan porque se dan por vencidos cuando caen la primera vez. En Romanos 1:14, Pablo dijo: “Soy deudor para hacer la obra que Dios me encomendó que hiciera”. Él tenía que hacerlo. Era la voluntad de Dios para su vida, y él “pronto estaba anunciar el evangelio” (vs.15). Él no podía esperar para hacerlo.

Una persona de pasión siempre está ansiosa de cumplir su visión.

La pasión hace frente a todo problema. Ella dice cosas como esta:

«Tú dices ‘no’, pero yo sé que realmente eso significa espe­rar.

«Aunque no hayas venido cerca de mi idea ahora, lo harás más tarde».

«Aunque te detengas ahora, pero yo eventualmente voy a saltar esta muralla».

Si vas a hacer lo que ves en tu mente, si vas a perseguir lo que está en tu corazón, créeme que habrá resistencia. Usted puede vencer esa resis­tencia teniendo pasión por la visión. Cuando usted está realmente apa­sionado de su sueño, usted no puede permanecer fuerte cuando vengan los problemas. La persistencia lo mantendrán a usted en movimiento hacia delante, pero necesita la pasión para alimentar su persistencia.

Oración: Padre, no quiero detenerme a la primera señal de resistencia en mi vida. Tu Palabra me recuerda que soy más que vencedor. Que mi pasión por Cristo y por la visión que me has dado, pueda ayudarme a vencer toda resistencia a mi propósito. En el nombre de Jesús, amén.

Pensamiento: El único camino para vencer la resistencia es tener pasión por su visión.

Extracto del libro “Devocional Diario de Poder y Oración”

Por Myles Munroe

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre