EL VALOR DE LA COMUNIDAD DE FE

Hace tiempo que he incluido en mi bendición sobre la gente lo siguiente: Que tengas iglesia!!! Mi iglesia es común, pero es el lugar donde sirvo en compañía de otros. He hecho de esta idea divina mi lugar en el mundo. En este momento mi esposa está de viaje, la acompaña una pastora del Chaco, van a ministrar a España y estoy tan tranquilo porque cuando lleguen a Barajas la va a estar esperando Leandro y Alejandra… ¿Por qué estoy tranquilo? Es que tengo Iglesia. Hoy salgo a predicar a Gálvez a 100 km de mi casa y allí me esperan buenos hermanos… ahí también juego de local… tengo iglesia. Recientemente vengo de Trelew, la hija de uno de los pastores, me despidió y me dijo: Tío, te esperamos pronto. … Hacía 2 días que la conocía!!! Pero en la iglesia es tiempo suficiente para tener una sobrina espiritual y una familia a 1000 km de tu casa. Nunca estoy solo, nunca soy extranjero… si hay una iglesia, estoy en casa.

Hch.15:35. Pablo y Bernabé permanecieron en Antioquía, enseñando y anunciando la palabra del Señor en compañía de muchos otros.

Qué bueno es encontrar nuestro lugar en el cuerpo de Cristo. El capítulo 15 es el pasaje de las confrontaciones internas de la iglesia. Hay confrontaciones ideológicas y raciales, congregacionales y personales. Algunas la paternidad Apostólica les pone fin, al menos por un tiempo, las otras, las personales, son más viscerales y por ende duran un poco más. De todas maneras, la iglesia es el ámbito donde todo esto ocurre, porque para los creyentes la iglesia es el lugar donde ser.

Algunos dirán: ¡Ud. no conoce mi iglesia! Y usted no conoce la mía… La iglesia es como una casa… hay que trabajar para hacerla confortable, y si consigue una confortable, es porque alguien trabajó antes que usted para que lo sea. He dedicado mi vida a hacer de Redentor mi lugar y especialmente desde hace 20 años a esta parte… He sembrado honra, respeto. He pedido perdón, he otorgado perdón. He aprendido a amar a mis hermanos, a sonreírme con la mayoría de sus arranques, a tolerar sus proyectos inconclusos esperando que ellos toleren los míos. He llorado por sus dolores, me he alegrado con sus logros. Pero sobre todo he decidido pertenecer. Hacerla mi lugar de servicio, no solo de reunión. Mi lugar de entrega, no solo de recepción. Mi lugar.

Pablo y Bernabé hicieron esto de Antioquía. Bernabé se mudó de Jerusalén a Antioquía para pertenecer a esa iglesia. Luego se fue a Tarso para traerlo a Pablo para que pertenezca a esa Iglesia. Se quedaron allí, sirvieron allí y sirvieron desde allí. Pablo siempre va a regresar a Antioquía y Bernabé, del que no tenemos registro, estimo que hizo lo mismo. Nota: Pablo y Bernabé permanecieron… No seas asistente, se integrante, busca tu lugar, hazte un lugar. La mayoría de la gente busca ser servido, por eso no encuentra su lugar… pero si sirves, siempre vas a hacerte un lugar. Hay escasez de servidores y una iglesia cuando encuentra uno lo hace suyo!!! Permanece bajo un liderazgo profético, apostólico… no juegues a la iglesia, dimensiona lo maravilloso que Dios está haciendo allí… estamos expandiendo el reino para transformar el mundo. 

Me alegra que la escritura hable de su discusión en los versículos posteriores porque nos enseña que no siempre debemos estar de acuerdo. Cuando pasa algo así, Dios hace como nosotros hacemos con los chicos, nos pone en rincones separados hasta que nos extrañamos y volvemos a intentarlo juntos. Hace unas semanas una iglesia vino a pedirnos cobertura, le dije a su pastor: Francisco, nosotros no somos perfectos (aunque lo disimulamos bien), pero si nos aguantas yo prometo aguantarte y algo maravilloso Dios hará con nosotros!!! 

En este día te deseo que tengas iglesia. Hay pocas cosas que puedo decir como Pablo: Sed imitadores de mí… Pero esta si, Te deseo que ames tu iglesia como yo amo Redentor. Que busques ese lugar donde vas a vivir toda tu vida, donde vas a dar lo mejor y vas a criar a tu familia. Empieza este fin de semana, decide congregarte. Permanece.  Ayer hablaba con Claudia una hermana que volví a ver después de 15 años y la encontré en una de las iglesias del ministerio, sirviendo, feliz, volviendo… Vuelve, te esperamos en casa, Papá siempre tiene un lugar dispuesto. En nuestras puertas está escrito: Iglesia Redentor, un lugar para todos. También para vos.

1. Toma un tiempo para agradecer por tu iglesia, para resolver tener una y para en todos los casos ser parte más activa en su vida.

2. Espero verte, en Redentor o donde sea, sirviendo a Dios y siendo feliz por pertenecer a un cuerpo.

Por Daniel Cattaneo

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre