rechazar-el-rechazoDevocionales Cristianos – Rechazar el Rechazo

 

Pasaje clave: Mateo 20:1-16.

 

Los hombres de la parábola, estuvieron hasta las cinco de la tarde esperando que alguien los contratará. A las doce del mediodía podrían haber dicho: «Vamos a casa, estamos cansados, vamos a ver televisión», pero no, ellos se quedaron, algo en su espíritu hizo que se quedaran hasta la undécima hora; hasta el horario menos pensado de contratar.

Si Dios puso algo en tu corazón, nunca, nunca, nunca aceptes el rechazo como algo definitivo. Estos hombres experimentaron el rechazo: fueron rechazados a las seis, a las nueve, a las doce.

¿Fuiste a buscar trabajo y te rechazaron? Antes de ir a ese trabajo no tenías trabajo, y después de ir tampoco tenés; entonces no perdiste nada.

¿Te le declaraste a una mujer y te rechazó? Antes de hablarle no tenías mujer, ahora tampoco, no perdiste nada.

El rechazo no te hace perder nada, estás igual que antes. El lema tiene que ser: el próximo. ¿Golpeás en un lugar y no te abren? El próximo. ¿Vas a otro lugar, te dicen no? El próximo.

Mandaste quinientos curriculums, mandá quinientos uno. ¿Te dijeron que no? Seguí, el próximo, el próximo.

Tenes que seguir adelante, si Dios te dio una promesa, no importa cuántas veces te  dijeron no, alguien te dirá sí. Tenes que rechazar el rechazo.

Una universidad de los Estados Unidos descubrió que el 44 % de los vendedores se da por vencido al primer día de visita que es rechazado; el 24 % a la segunda visita; el 14 % a la tercera; el 12 % después de la cuarta; o sea que el 94 % se da por vencido. Pero este estudio sobre ventas dice que el 60 % de las ventas se hacen después de la cuarta llamada.

¿Qué te quiero decir? Podes llorar frente a un «NO», podés enojarte o podes tener una experiencia con el Dios de los cielos y decir: «El próximo, Señor, el próximo”. No me eligieron a las seis, no me eligieron a las nueve, no me eligieron a las doce, pero alguien en algún momento me dirá que SÍ».

Hoy estoy para decirte que ese sueño que Dios te dio todo el mundo te dijo que no, pero te vas a ir con el espíritu de fe, y dirás: si Dios me lo prometió, Dios me lo tiene que dar.

Los autores de «Sopa de pollo para el alma» lo presentaron en 130 editoriales y le dijeron que no; pero la 131 le dijo que SI y esa editorial vendió ocho mi­llones de copias. Esos hombres ganaron diez millones de dólares con ese libro. Ellos usaron este principio: El siguiente, el siguiente, el siguiente. Uno que te diga que sí alcanza para ver tu sueño concretado.

Stephen King escribió Carrie, estaba tan cansado de que la rechazaran que la tiró a la basura, y su mujer la tomó de la basura, se la dio a un editor y vendió cuatro millones de copias y ganó millones de dólares.

Eric Little, propuso un programa de estudios para el secundario y fue a pedir dinero. Ciento cincuenta y cinco fundaciones le dijeron que no, pero en 1989, el gobierno le dijo que SÍ y le dio sesenta y cinco millones de dólares.

El siguiente, el siguiente. Hasta que uno te va a decir que SI. Tenemos que rechazar el rechazo. Nunca inicies tu principio buscando en tu pasado. No hay nada en tu pasado que te sirva para tu presente. Dios no hace tu presente con los retazos del pasado.

Tenés que cortar con los cristianos de tu vieja iglesia, que te encontrás para hacer misiones, para ir a evangelizar; ya saliste del sistema viejo.

Cortá con tu pasado, porque Dios hace lo nuevo con cosas nuevas. Nadie pone vino nuevo en odres viejo, porque el vino fermenta y se te rompe el odre y se te va la un­ción. No hay nada en tu pasado.

El Moisés que te sacó de Egipto, no te sirve para meterte en la tierra prometida. El Moisés que te sacó de Egipto, fue bueno para tu pasado, pero Dios levantará un Josué para meterte en tu tierra de bendición. Para rechazar el rechazo tenés que dejar de ponerte excusas.

SI DIOS PUSO ALGO EN TU CORAZON, NUNCA ACEPTES EL RECHAZO COMO ALGO DEFINITIVO.

Extracto del libro “Mentalidad de Avivamiento”

Por Bernardo Stamateas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre