Pasaje Clave: “El que es enseñado en la palabra, haga partícipe de toda cosa buena al que lo instruye” (Gálatas 6.6).

El que es enseñado debe ser agradecido con quien le enseña, esto no debe ser opcional, sino que debería convertirse en algo habitual.

Hay maneras diferentes de mostrar gratitud para quienes nos enseñan:

Dando testimonio de la bendición de la enseñanza recibida.

Reconociendo a quienes nos han instruido mencionándolos oportunamente.

Entregando un obsequio en gratitud por su labor.

Otorgando recursos a una institución que nos educó.

Estas formas de reconocimiento se pueden aplicar simultáneamente, ya que cuanto más agradecidos seamos, más bendecidos seremos.

En el caso de los siervos de Dios, si bien toda la gloria es para el Señor, eso no quita que seamos agradecidos para con el instrumento que Dios utilizó.

Sea como sea no dejes de practicar este principio, aprovechando cada ocasión que tengas para mostrar gratitud para quienes te han instruido. No te olvides que Dios honra al que honra.

Yo bendigo tu vida para que la gratitud sea un signo distintivo en tu vida y esta cualidad bendiga a los que te han instruido e inspire a los que te rodean.

Por Daniel González

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre