Devocionales Cristianos – Resistiré

 

Pasaje clave: Efesios 6:11 y 13.

 

1. Introducción.

Efesios nos habla de estar firmes contra el maligno y de resistir en el día malo. ¿Cuál es el día malo? Más allá de las interpretaciones teológicas, el día malo es aquel en el que el maligno lanza contra nosotros todo lo que tiene para hacernos caer, para humillarnos, para estorbar nuestro avance. El día malo fue lo que experimentó Job en carne propia. Por lo tanto necesitamos estar preparados para enfrentar a nuestro enemigo.

Consideremos los siguientes aspectos:

 

2. Preparados Antes de que Llegue el Día Malo.

No podemos comenzar a prepararnos “en el día malo”. Tenemos que estar preparados antes de que llegue, sencillamente porque no sabemos cuándo será. Considera cuál debe ser la preparación previa y evalúate a ti mismo:

A. Someterse a Dios (Stg.4:7). ¿Vives bajo el gobierno de Dios?

B. Vivir en santidad (1º Jn.1:9, 2:12). ¿Eliges renunciar al pecado y amar más intensamente al Señor?

C. Sujetarse a las autoridades delegadas (Hb.13:17). ¿Honras a tus autoridades espirituales? ¿Las obedeces?

D. Vivir en comunión diaria con el Señor. Él es la fuente de todo poder (1ºJn.12:10-11). ¿Tienes tu tiempo personal con Dios cada día?

E. Activar y desarrollar la fe (Hb.11:6). ¿Crees y proclamas la Palabra de Dios?

F. Conocer a nuestro enemigo (2º Co.2:11). ¿Conoces las intenciones y estrategias de tu enemigo espiritual?

Si estás preparado, pasemos entonces al siguiente punto:

 

3. Atar y Desatar.

Mateo 12:29, 18:18, Mr.3:27. Mucha gente tiene problemas con este aspecto de la guerra espiritual. Por ignorancia o desinformación, atan lo que tiene que permanecer libre y fluyendo, y desatan lo que tiene que permanecer atado. No puedes equivocarte en este punto. Tienes que entender claramente lo que atarás y lo que desatarás.

A. Atamos y desatamos en el nombre de Jesús (Ef.1:20-22, Fil.2:10-11).

B. Atamos y desatamos en común acuerdo (Mt.18:19-20).

C. Atamos y desatamos por medio del poder del Espíritu Santo (Zac.4:6, Mt.12:28).

 

D. ¿Qué Atamos?

Atamos para retener, sujetar, impedir el movimiento, paralizar la acción, cancelar. Veamos ejemplos concretos de Atar.

  • Al hombre fuerte del barrio (distrito o zona) en el que vives (Mt.12:29, Lc.11:21-22).
  • Espíritus de mentira. Lenguas mentirosas. (1º R.22:21-23).
  • Espíritus de adivinación (Hch.16:16-18).
  • Espíritus sexuales de pornografía, fornicación, adulterio, infidelidad (Os.4:12, 5:4).
  • Espíritus engañadores (1º Tim.4:1).
  • Espíritus de enfermedad (Mr.9:17, Lc.13:11).
  • Espíritus de idolatría (1ºJn.4:6).
  • Espíritus de incredulidad (Mt.13:58, Mr.6:6, Hb.3:12).
  • Espíritus de rebeldía (Ex.23:21, Jer.2:19).
  • Espíritus inmundos (Ap.18:2).
  • Espíritus de ceguera espiritual (2º Co.4:4).
  • A quienes se oponen abiertamente a la Palabra de Dios (2º Co.10:4-5).
  • A quienes están endurecidos y son un estorbo para la fe y la vida espiritual (Ef.4:17-19).
  • Toda manifestación de violencia.
  • Toda lengua chismosa, incrédula, murmuradora.
  • Miedos, cobardías y timidez que impiden avanzar y crecer.

 

E. ¿Qué Desatamos?

Desatamos para dejar en libertad, para permitir el fluir de aquello que bendice, para soltar el potencial, para autorizar. Veamos hoy ejemplos concretos de Desatar:

  • Temor de Dios sobre el barrio (distrito o zona) en el que vives (Ro.3:18).
  • Arrepentimiento (2º Co.7:10).
  • La luz del evangelio de Dios (2º Co.4:4, 6).
  • La venda espiritual que bloquea el entendimiento de las personas (2º Co.4:4).
  • La verdad de Dios (Jn.8:32).
  • La presencia transformadora del Espíritu Santo (Jn.16:8-11).
  • La paz de Dios (1ºP.1:2).
  • A quienes están atados por hábitos pecaminosos y destructivos (alcoholismo, brujería, ocultismo, etc.).
  • A quienes están perturbado y oprimidos.
  • A quienes están enfermos
  • Ligaduras de impiedad (Is.58:6).
  • Los espíritus ministradores de Dios (Hb.1:14).
  • Espíritu de fe (2º Co.4:13).
  • Espíritu de amor, de gozo, de poder.
  • A los tímidos y a los depresivos para que liberen su potencial.

 

4. Nuestra Cobertura Espiritual.

A. Estar bajo la sangre de Jesucristo (Ap.12:11, 1ºJn.1:7, 1ºCo.6:11).

B. La armadura de Dios (Ef.6:13-18).

C. La presencia de ángeles (Sal.34:7, 91:11-12).

D. Nuestra entrega incondicional a Dios (Ro.6:13, 19).

E. Una vida de santidad y adoración a Dios.

 

5. Resistiendo con la Palabra de Dios.

Ef.6:17, Judas 9, Col.2:15, Hb.2:14.

En la guerra espiritual necesitamos fe y proclamación. No alcanza con la lectura bíblica. No es la lectura de la Biblia lo que intimida a nuestro enemigo y mueve el mundo espiritual, sino la proclamación de la Palabra de Dios. Cuando hablamos como Dios habla, decretando lo que Dios decreta, estableciendo lo que Dios establece, cancelando lo que Dios cancela, entonces hacemos retroceder al enemigo y cambiamos el curso de los acontecimientos.

La Biblia está llena de ejemplos de hijos de Dios que hablaron la Palabra y liberaron el poder de Dios. Nuestro mayor ejemplo sigue siendo Jesús (Mt.4, Mr.4:39).

Moisés (Ex.14:15-16). Josué (Jos.10:12-13). Ezequiel (Ez.37). Pedro (Hch.3:6). Pablo (Hch.16:18). Si ellos lo hicieron, tú también puedes.

Por Edgardo Tosoni

2 Comentarios

  1. hola bendiciones de mi Señor y Salvador Jesucristo para usted hno lo felicito por sus devocionales e tenido la oportunidad d leer varios y me an gustado mucho gracias a Dios por su vida y que Dios lo siga bendiciendo grande mente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre