Mike Murdock dice: No hay problemas, sino falta de sabiduría».

Problema se resuelve con sabiduría. Tu problema es la falta de sabiduría, todas las malas decisiones, los impulsos que hemos tenido, gastar de más, la mala administración, las tonterías que hemos hecho, en las deudas que nos hemos metido, fue por falta de sabiduría. No fue el diablo, sino que fue por falta de sabiduría. El diablo no necesita atacar a alguien que no tiene sabiduría porque se ataca solo.

Salomón logró tres cosas con sabiduría:

A. Terminó el templo. Dios va a derramar unción de sabiduría, nos vamos a enriquecer y terminaremos todos los sueños que Dios nos prometió.

B. Mantuvo la paz. David no lo pudo lograr porque mató a todo el mundo, pero Salomón fue sabio y mantuvo paz. Viene unción de sabiduría que donde caminemos ya no habrá más guerra, habrá paz; donde establezcamos nuestra presencia estableceremos la paz divina.

C. Contestó todo lo que le preguntaban. Vienen días que todas las respuestas saldrán de nuestro corazón, no habrá pregunta que nos atormente, no habrá duda que nos pueda dominar, porque cuando vengan las preguntas saldrán multiplicadas las respuestas porque nos vamos a llenar de sabiduría divina.

Sabiduría divina siempre es primero, porque si tus resultados crecen primero antes que vos, no tenés una empresa, tenés un monstruo. ¿Por qué no cayó David cuando derribó a Goliat que todas las mujeres estaban detrás de él? David cayó con Betsabé cuando su sueño fue más grande que él.

Por eso no pidas prosperidad primero enriquecete en sabiduría divina; aprendé la Palabra, cómprate audios, leé libros, mirá menos tele, escuchá menos radio; hablá palabras de fe, declará principios, enriquecete, confesalos, abrí la Biblia aunque no la entiendas.

Vienen días en que Dios levantará una iglesia sabia que se moverá en revelación divina y la gente te dirá: «¿De dónde sacaste que había que buscar vasijas y llenarlas del aceite para que se multiplique y poner la primera compañía de aceite del Antiguo Testamento? Eso viene de alguien que está lleno de sabiduría divina», y Dios va enriquecerte con la Palabra de Fe. Sabiduría tiene que enriquecerme antes que mis resultados, para que mis resultados no me aplasten. La mayor riqueza tiene que estar dentro nuestro, sabiduría siempre te va a enseñar hablar fe.

Un elefante se encontraba plácidamente echado en una pradera. Un mosqui­to llegó zumbando y después de varias vueltas, terminó parándose en uno de sus colmillos. «Amigo elefante», le dijo el insecto, «espero no estarte causando alguna mo­lestia. Si el peso de mi cuerpo es demasiado para ti, por favor házmelo saber y volaré hacia otra parte». El elefante sonrió y le dijo: «No te preocupes por tu peso, mi arrogante pequeño amigo. A decir verdad, ni siquiera me había dado cuenta que estabas ahí». Enseñanza: Mientras más pequeño es el cerebro, más grande es el ego.

Riqueza en Obediencia.

Pedro fue rico en obediencia. Jesús le dijo: «Boga mar adentro». Y él respondió: «Sí, señor». Le podría haber dicho: «Te prometo mañana, porque ahora estoy cansa­do». «Mi esposa no me vio, va a pensar que ando con alguna mujer»;»Mirá Señor, mando a la barca amiga…» Podría haber puesto mil excusas, podría haberle dicho: «¿Vos quién te crees que sos? No sabés nada…». Pero Pedro mató todas las excusas, fue rico en obediencia y dijo: «Señor, en Tu Palabra echaré la red». Dios nunca te va a soltar la abundancia sin que vos hagas nada. Vos tenés que moverte para trabajar con Dios y capturar tu abundancia. Pedro no le dijo: «Bue­no, si vos sos Dios que me caigan los peces del cielo». Jesús le dijo: «Yo quiero que vos participes en mi milagro conmigo y que te muevas en mi Palabra para captar tu bendición».

Tenés que ser rico en obediencia. ¿Sabés cuál es el problema? Que la gente escucha la Palabra pero no la obedece. Entonces, si vos no sos rico en obediencia, ¡nunca entrarás en el viaje a la abundancia! ¡Voy a ser rico en obediencia!

«Bueno, querida. Te felicito porque veo que tomaste conciencia del gasto te­lefónico. Sólo hablaste media hora por teléfono, ¿quién era?» «No sé, era número equivocado».

«NO MAY PROBLEMAS SINO FALTA DE SABIDURÍA» (Mike Murdock)

Extracto del libro “Mentalidad de Avivamiento”

Por Bernardo Stamateas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre