LO QUE SUCEDE ADENTRO DETERMINA LO QUE SUCEDE AFUERA

«Y dice el Señor: Este es el pacto que haré con ellos… Pondré mis leyes en sus corazones, y en sus mentes las escribiré» (Hebreos 10:16)

Mentalidad corporativa: «Tengo que Congregarme».

El pueblo de Israel llegó a un lugar llamado Refidín, y empezaron a discutir y vino Amalee, el enemigo y los atacó. Moisés le dijo a Josué: «Andá a pelear vos y noso­tros vamos a ir a la montaña. Mientras yo levante las manos vamos a vencer». A Moisés le levantaron las manos y Josué derrotó al enemigo. Este principio que he enseñado por el mundo, quiero que lo recuerdes todos los días de tu vida: si hay División Interna, habrá Opresión Externa.

Por eso no chusmees, no hables negativo, porque todo lo que te sucede adentro de­terminará lo que te suceda afuera.

Descubrí que Pablo no le escribía a una persona sino a una iglesia entera, a una igle­sia corporativa, a la unción de cuerpo, porque Pablo entendía este principio. Moisés se dio cuenta de eso y juntó a Aarón y a Hur y les dijo: «Vamos a unirnos, tómenme de las manos y levántenmelas, se unieron y donde se unieron, en el mismo Refidín, Josué decapitó a Amalee porque la Unidad Interna trae Victoria Externa.

Todo lo que necesitás, lo tenés que decretar en el cuerpo: en tu barca, cuando te re­unís con tus hermanos: «Porque si dos o tres se juntan, invocan mi nombre, lo que decretes internamente sucederá externamente». Por eso a los apartados les va mal, porque no tienen unidad interna, tienen unidad con la cabeza, pero ¿para qué quie­ren la cabeza si no tienen cuerpo?

Había un hombre que tenía acostumbrado ponerle cargas tan pesadas al bu­rro, que la pobre criatura a duras penas se podía mantener en pie. El caballo, por lo general, llevaba una carga ligera y siempre estaba de ánimo para tro­tar. Ambos animales iban bajando un día por la carretera detrás de su amo cuando de repente el burro dijo: «Amigo caballo, el peso de esta carga es de­masiado para mí. No creo que pueda llevarlo más tiempo. ¿Puedes quitarme así sea una parte de la carga para que yo pueda recuperar mis fuerzas?» El caballo, contento con su propio cargamento, ignoró los ruegos del burro y continuó la marcha. Después de dar unos cuantos pasos, el burro cayó al piso, muerto. El amo quitó la carga atada al burro y la puso encima del caballo, y después colocó el cadáver del burro encima del cargamento.

«Me lo merezco por no haberle ayudado antes», gimió el caballo. «Ahora ten­go que llevar la carga del burro además del peso de mi compañero muerto». Enseñanza: Una actitud no corporativa acarrea sus propias consecuencias adversas.

LA UNIDAD INTERNA TRAE VICTORIA EXTERNA.

Extracto del libro “Mentalidad de Avivamiento”

Por Bernardo Stamateas

Artículo anteriorDevocional Diario – MENTE DE CONQUISTADOR
Artículo siguienteDevocional Diario – MECANISMOS PSICOLÓGICOS
Psicólogo, docente, consultor familiar, conferencista y autor (Verdades Que Sanan, Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes). Trabajé con la niñez y la formación de maestros de niños. Fui pastor de adolescentes y jóvenes por más de 10 años. En la actualidad me dedico a enseñar, escribir, dictar conferencias y dirigir www.devocionaldiario.org y www.desafiojoven.com, donde millones de personas son alentadas, edificadas y fortalecidas en su fe. Casado y padre de tres hijos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre