Pasaje Clave: Si de un tronco viejo sale un retoño, también de la familia de David saldrá un nuevo rey. El espíritu de Dios estará sobre él y le dará sabiduría, inteligencia y prudencia. Será un rey poderoso, y conocerá y obedecerá a Dios. (Is.11:1-2. TLA).

No sabemos el tiempo en que Isaías escribe esto, pero si tomamos el capítulo 6 que nos habla de la muerte de Uzías y el 7 que se nos habla de Acaz y pensamos que están ordenados los mensajes proféticos de manera cronológica, seguramente esta palabra la recibe siendo Acaz, el hijo Jotan, el nieto de Uzías, el rey sobre Israel. No fue un buen rey, fue un malvado.

Indudablemente la profecía es una clara referencia a Cristo. El Mesías, descendiente de la tribu de Judá, está señalado de manera inobjetable. Las seis facetas del Espíritu de Dios que se mencionan son maravillosas. Como un diamante uno puede apreciar cada una de ellas: Sabiduría, entendimiento, consejo, poder, conocimiento y temor (según la NVI). Aunque suelo no usarla mucho, escogí la versión Lenguaje Actual (TLA) por la figura del versículo uno. Allí habla que de un viejo tronco puede venir una nueva vida que restaure la gloria perdida.

El profeta está angustiado por la conducta de los descendientes de David, rey que amaba a Dios y lo respetaba. Su sucesor actual en el trono, Acaz, es un hombre despreciable. Se distinguió por su idolatría y desprecio del verdadero Dios, y contra él se dirigen muchas profecías de Isaías. Quemó a sus propios hijos consagrándolos a los ídolos. Levantó un altar en el templo de Jerusalén según el modelo sirio, y aun lo cerró enteramente, por lo cual perdió el favor de Jehová y sufrió varias derrotas en la guerra con Peka y Rezín. Fue tan aborrecido por sus propios súbditos que le negaron sepultura entre los reyes de Israel.

Es en ese contexto que el Espíritu Santo llena de esperanza el corazón del profeta, no todo está perdido, Dios sacará de un viejo tronco una maravillosa rama. Quiero pensar en esta situación, ayer me llegó un comentario de alguien que sufrió un revés duro y que se sintió alentado por el día de reconexión. Me alegro tanto… Quizás por eso hoy la palabra sigue esa dirección de los anteriores dos días… Cuando pienses que todo está perdido, que solo queda un tronco viejo de lo que ayer fue un maravilloso árbol, recuerda que Dios puede de un tronco viejo restaurar la gloria perdida.

Me dijo un amigo: ¿Volveré a tener chance? Si, claro que sí – respondí apresurado. Luego pensé: ¿es así o es lo que yo quiero? Inmediatamente el Espíritu Santo me habló: Recuerda lo que te he revelado: Yo soy el Dios de la nueva oportunidad. No importa cuán desalentador sea nuestro panorama presente… “Al corazón contrito y humillado, no despreciarás tú, Oh Jehová” (Sal 51:17).

Siempre debemos conservar la certeza de que Dios da nuevas oportunidades a los que se vuelven a Él. Que no hay panorama tan difícil que no pueda ser revertido por Dios y que después de un viernes santo, siempre viene un domingo de resurrección. La maldad y el pecado se empeñan en que miremos la cruz con el Hijo de Dios quebrantado, la fe nos anima a entrar a la tumba vacía y ver que no está allí, que ha resucitado!!!! El viejo tronco retoñará, ese es el mensaje de hoy… Este es el pensamiento del fin de semana…

No importa cuánto hayan cortado, no importa que nadie lo crea… el viejo tronco dará un renuevo de gloria. Señor, te doy gracias porque al orar a ti, estoy orando al Renuevo de Gloria de la Casa de David. Cualquiera se hubiera reído de Isaías en aquellos momentos, pero que tremenda respuesta es tu vida ante la insolencia de Acaz. El mal no triunfará, la destrucción no se perpetuará y de lo que nadie da nada, de mi vida, de mi situación, de mi realidad, nacerá un retoño maravilloso para tu Gloria. Será así. Amén.

Un Milagro (Marcos Yaroide)

En ese momento,
cuando ves tu película triste pasar delante de ti
y no hallas solución, ante tu situación
Parece no terminar la prueba en el callejón
pero quiero decirte que Dios está en control.

Un milagro Dios hará otra vez
En el momento en que las pruebas quieran quebrantar tu fe
un milagro Dios hará otra vez
para mostrarte su gloria desde el suelo, así es como El suele hacer
Un milagro Dios hará otra vez.

No hay situación
en que debas quedarte rendido en el piso llorando
Cuéntale tu dolor, háblale en oración
confiesa que solo en El has puesto toda tu fe
pero quiero decirte que Dios sigue en control.

Un milagro Dios hará otra vez
Cuándo las pruebas quieran quebrantar tu fe
Un milagro, un milagro, un milagro
Un milagro Dios hará otra vez.

Por Daniel Cattaneo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre