uno-masDevocionales Cristianos – Uno Más

 

Pasaje clave: Filemón 1:8-11.

La primera pregunta que uno se hace es, ¿por qué Filemón en medio de la Biblia? ¿Cuál es su utilidad? ¿Está ahí solo porque la escribió Pablo? ¿Cuál es su valor? En esta mañana hay un valor que el Espíritu Santo me ministra y es: La iglesia vale la pena, jugártela por ella es tu deber.

Pablo es un hombre que ha vivido su vida dándose a las personas. Aquí lo encontramos preso y muchas veces la gente le ha defraudado, se ha avergonzado se sus cadenas, lo ha abandonado, sin embargo, en la prisión sigue predicando y ganando gente para Cristo, en este caso un esclavo prófugo llamado Onésimo, que significa inútil. No hay que pensar mucho en la característica de este esclavo si toda la vida lo han llamado inútil. Sin embargo, Pablo usa toda su influencia apostólica para que sea recibido, considerado e integrado a la casa de Filemón como un hermano en la fe al servicio de él. Se arriesga firmando un documento diciendo: Lo que salga esto, lo pago yo. Imagínese la cuenta de las roturas y errores de un tipo que es inútil!!!

Algunas ideas:

A. No hay condiciones adversas que no permitan que yo siga adelante con mi misión que es ganar personas para Cristo. Pablo está en la cárcel y está de parto. “Uno más para Cristo” esa es la oración diría Rick Warren. La iglesia debe estar en continua expansión y yo debo dar a luz hijos, no importa donde este y cual sea mi circunstancia.

B. La iglesia cuida de la iglesia. “Así que según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, mayormente a los de la familia de la fe” (Gal.6:10). He tenido padres que me han perseguido para que haga lo bueno, hermanos que me han apoyado para que lo haga e hijos que imitan lo bueno que hago, eso es la iglesia: una familia. (Hch.4:32-35). “Y la multitud de los que habían creído era de un corazón y un alma; y ninguno decía ser suyo propio nada de lo que poseía, sino que tenían todas las cosas en común. Y con gran poder los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús, y abundante gracia era sobre todos ellos. Así que no había entre ellos ningún necesitado; porque todos los que poseían heredades o casas, las vendían, y traían el precio de lo vendido, y lo ponían a los pies de los apóstoles; y se repartía a cada uno según su necesidad”.

C. No nos preocupa solo el aspecto espiritual de una persona, sino lo social, lo familiar, lo económico, el evangelio es integral. El evangelio le cambia todo a una persona, por eso la iglesia es el tubo de ensayo donde Dios hace su trabajo de laboratorio mejorando la vida de manera integral de los creyentes. Recién, en medio del devocional, vino un hermano que se encarga de la jardinería y me da testimonio que se ha comprado un auto y que en tres años, Dios le ha revolucionado la familia, el matrimonio y la economía. Eso es evangelio.

D. Usa todo tu crédito por el bien de otro, a pesar que muchas veces te hayan defraudado. No debo dejar que malas experiencias me hagan desistir de jugarme por la iglesia y por mis hermanos. Yo debo sembrar, quizás se cosechará en otros pero debo seguir apostando a la iglesia.

F. Nunca te olvides de lo que hicieron por vos. Esta semana vino un discípulo a decirme que un hermano le cerró la puerta en un trabajo por ser de la iglesia. Y confieso que me enojé, porque yo usé mi “influencia pastoral”, pidiéndole a otro hermano la oportunidad para esa persona cuando andaba en la mala y necesitaba una mano, aunque estaba en rebeldía y había defraudado a Dios y a la iglesia. Y dije: Que lastima que no me dijo que no creía en la iglesia cuando yo lo ayudé. Nunca te olvides lo que hicieron por vos. De gracia recibiste, da de gracia.

Filemón es una carta que me enseña que la teoría es práctica, que Pablo creía en el concepto de la iglesia y que la iglesia es una bendición para aquellos que formamos parte de ella. Que es una bendición tener padres, hermanos, amigos, hijos en todas partes y en todo tiempo, saber que nunca estaremos solos en esta tierra y que nosotros somos parte de algo mucho más grande que nosotros mismos. Como diría Hybels “La iglesia local es la esperanza del mundo”.

Hoy te agradezco Señor pertenecer a la iglesia. Es una maravilla ser parte de ella desde mi adolescencia, gracias por los miles de padres, hermanos, amigos e hijos que me has dado, no concibo mi vida sin ella y gracias por haberme permitido formar mi familia en la familia, donde todo lo recibido lo he heredado a los míos. Mi familia tiene familia, no porque se tiene a si misma, sino porque además tiene Iglesia.

Por Daniel Cattaneo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre