DARLE A VALOR A QUIÉNES SOMOS EN CRISTO

“Y dijo el rey a Aspenaz, jefe de sus eunucos, que trajese de los hijos de Israel, del linaje real de los príncipes” (Daniel 1.3)

Lo primero que debemos recordar es que somos hijos de Dios, es decir, hemos sido escogidos por Él.

Esto debe traducirse de forma concreta a la hora de encarar nuestra vida, y si creemos que somos más que vencedores en Cristo Jesús, debemos actuar en consecuencia.  

Pareciera que algunos, por ser creyentes, se autoexcluyen del poder progresar, prosperar y tener éxito, como si esto fuera mundano o significara entrar en una competitividad negativa.

Aún tienen problemas con la palabra éxito, y hasta algunos creen que no figura en la Biblia, a pesar de que aparece varias veces, como en 1 Samuel 18.30 y Nehemías 1.11.

El verdadero éxito para el creyente es descubrir su propósito en la Tierra y edificar su vida sobre la roca que es Cristo.

Muchos tienen miedo al éxito por ejemplos negativos de personas que al haber prosperado se alejaron de Dios, y se olvidan que hay personas que al fracasar también se apartaron del Señor.

Otros confunden humildad con mediocridad, y se creen que siendo mediocres son humildes, cuando en realidad para ser humilde, primero hay que desarrollar una vida de logros, ya que la humildad es la capacidad de mantenerse pequeño frente a lo logrado. Pero la verdad es que la mayoría rechaza el éxito por no estar dispuesto a pagar el precio que este conlleva.

También están los que sienten culpa al ver que ellos se desarrollan y otros a su alrededor no, y en vez de nivelar hacia arriba a los demás, resignan su crecimiento y dejan de ser de inspiración a otros.

El ser diez veces mejor no es mandarse la parte es, simplemente, ser parte del propósito de Dios para tu vida, que quiere que lideres a tu generación en el ámbito donde Él te colocó.

Yo bendigo tu vida para que siempre tengas presente que sos un hijo de Dios, para que eso se traduzca en tu forma de vivir y puedas destacarte en esta sociedad siendo sal y luz a los demás.

Por Daniel González

2 Comentarios

  1. Estoy en busca de Devocionales Diarios que lleguen a mi correo. Leí uno de los que tienen en ésta página y llamó mi atención.
    Quisiera poder abrir mi correo y de inicio encontrar el Devocional del Día.
    Es así?
    Dios los bendiga.

    Blanca Jiménez

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre