CREA UN CLIMA AGRADABLE Y POSITIVO

Estaba Jesús en la casa de Simón, de pronto entró la mujer y rompió el frasco; no lo abrió, lo rompió, y la casa se llenó del perfume. Simón empezó a criticarla pero a ella no le importó. Simón no determina la atmósfera donde estás, vos la determinás.  No importa que en tu trabajo haya compañeros endemoniados, que te hagan macumba; rompé el frasco y decí: «Señor, yo determino la atmósfera en este lugar, y en éste lugar yo adoraré, quebraré mi vida y lo cambiaré en un santuario de alabanza, porque estoy aprobado en Ti, estoy bendecido, justificado y redimido, soy salvo y soy tu hijo. ¡Te amo!»

Cuando alguien te hable mal de otra persona, decile: «¿Y…cuál es el problema?»
Pablo decía: «Diga el débil, fuerte soy». Porque los perfectos no brillan con la luz de Cristo, pero los que reconocemos errores, debilidades, a pesar de lo que somos, Dios nos usa. Mantenete firme en la Palabra. No negocies con Satanás, decile: «Diablo ya he confesado la palabra, mis hijos son de Cristo».
Y cuando venga con ataque decile: «No negocio, ya he determinado la Palabra y decretado; y me paro en la palabra de fe».

A María Magdalena cualquier iglesia la hubiera escondido: «No vayas a predicar, ni a evangelizar, porque vas a ser mal testimonio, mal representante del ministerio». Y la Biblia dice que esta mujer, cuando muchos huyeron, ella estuvo en la cruz. Porque el que sabe pararse en la cruz y recibe la aprobación del Padre, sabe estar en la tumba vacía y sabe que ha resucitado por siempre y para siempre. Fue la primera, una prostituta, una mujer que nadie quiso.

Jesús le dijo: «Simón, vine a tu casa y no me diste un beso, pero esta mujer que está llorando me besó y lo único que yo quería era un beso».

La gente que sabe que está aprobada por Dios, sabe besar al Señor; pero los que buscan criticar, juzgar, atacar, no saben ser un buen anfitrión de la Presencia de Dios.  En los próximos años la atmósfera de este país la vamos a determinar nosotros  como hijos de Dios. La atmósfera en tu trabajo la vas a determinar vos, habrá  macumbas, muertes, insultos y desgracias pero donde vos entres, tu frasco, tu  vida será rota y la atmósfera será llena porque cuando tu perfume se mezcla con la presencia del Señor todo cambia. Jesús murió y resucito y estamos aprobados por siempre y para siempre. Rompe tu frasco y adórale.

Tu Atmósfera Privada Limpia.

Debemos cuidar nuestro círculo privado, no importa que afuera esté mal, tu círcu­lo privado tiene que estar bien; tenés que cuidar tu atmósfera. Enseñanza: se puede ser fiel en los peores momentos; todos pueden estar mal, pero yo puedo estar bien; todos pueden robar, pero yo puedo estar en santidad; todos pueden hacer lo que quieran, pero yo puedo guardar mi vida porque cuando aprendés a cuidar tu at­mósfera privada entonces tu atmósfera pública será exitosa. Todo lo que te sucede primero afuera sucederá dentro tuyo, por eso tenés que cuidar tu círculo íntimo. Un hombre se quejaba de que en la iglesia había mucho egoísmo, que no había avivamiento, que no pasaba nada, entonces el pastor tomó una tiza e hizo un círculo en el piso y le dijo: «Cuando tengas avivamiento en este círculo, entonces tendrás avivamiento en el otro círculo». Enseñanza: aprendé a traer un avivamiento prime­ro en tu vida y entonces Dios traerá avivamiento fuera de tu vida.

Creando Climas Positivos.

La gente ungida se aleja de la gente que arma problemas; hay gente que donde va, crea problemas. Te contratan en un trabajo por capacidad y te despiden por carác­ter. Las empresas no buscan personas con capacidad sino gente que logre crear climas positivos. Cuando José llegó a Faraón y le contó el sueño, José creó un clima positivo. Donde estés, tenés que crear un clima positivo, y se podrá crear cuando logres entender que tu futuro es un futuro de gloria, ¿cómo te ves en tu futuro?

La victoria es ganar una batalla, el triunfo es ganar la guerra. No mires tus errores, mirá tus bendiciones; no mires lo que el diablo está haciendo, mirá lo que Dios va a hacer; no mires tus obstáculos, mirá tus posibilidades.

Extracto del libro “Mentalidad de Avivamiento”

Por Bernardo Stamateas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre