Devocionales Cristianos – Reconocimiento de un Momento de Fe Fuera de lo Común 1

 

La fe mueve montañas.

La llave maestra para los milagros sobrenaturales es el Arma de la Fe. Tu boca es la herramienta que desata el creer silencioso que reposa dentro de tí, esa confianza en Dios llamada Fe.

Los milagros fuera de lo común requieren de fe fuera de lo común. Dios tiene una obsesión de ser creído. Él se aleja de cualquiera que dude de Su Palabra (Isaías 1:19).

Él siempre recompensa a aquellos que creen en Su Palabra (Deuteronomio 28:1-14).

Las lágrimas solas no mueven a Dios.

La desesperación no intimida a Dios.

La manipulación no controla a Dios.

Le educación no influye a Dios.

La fe es la únca voz que Dios respeta.

La fe es el único método que impresiona a Dios para activar milagros. Debes pedirle con fe. La fe viene cuando escuchas hablar de Dios (Romanos 10:17).

Las dos cualidades más importantes que yo he aprendido sobre Dios son:

A. Su único dolor es que dudes de Él.

B. Su único placer es que le creamos.

Dios continuamente arregla situaciones que requieren de tu confianza en Él. Nada bueno sucede en tu vida hasta que usas tu fe. La fe es el arma que Dios provee para producir tus milagros. Sin fe, Dios no puede ser complacido por ti (Hebreos 11:6).

La fe se apaga cuando otra opción está siendo considerada (Santiago 1:8).

En algún momento de tu vida, Dios te dará un sueño tan grande… que requerirá cada gramo de fe en tu sistema.

El día más peligroso en tu vida es el día cuando no tienes un sueño tan grande que requiera una fe fuera de lo común.

La fe es confianza en Dios. La fe es activada por las necesidades y los deseos. Cuando no tienes una gran necesidad en tu vida, es una época peligrosa. Serás tentado a vivir una vida sin fe. Cuando lo intentes, fracasarás miserablemente. Los únicos momentos de placer para Dios son los momentos en que usas tu fe.

La fe que no se usa es una tragedia. Vendrá el momento cuando Dios te mostrará un cuadro de un futuro tan grande que tu presente se verá pequeño e insignificante. En ese momento, Él te da una fotografía de tu futuro para avivar tu fe… lo que le trae placer a Él.

El temor es el enemigo de la fe. Cada día de miedo producirá 365 días de lágrimas y dolores de cabeza. La entrada de los Israelitas a Canaán. Diez volvieron con duda e incredulidad. Por causa de su duda, Dios convirtió 40 días de espiar y dudar en 40 años de dolor. Cada día de duda fue multiplicado por 365 días de lágrimas y quebranto.

Tú no puedes afrontar las consecuencias de un día de duda en tu vida.

La duda produce tragedias así como la fe produce milagros.

Tu mayor enemigo es la persona que alimenta tus dudas.

Tu mayor amigo es aquel que sopla vida sobre tu fe.

Fe es confianza en la grandeza de Dios, no en tu grandeza personal. Cuando Dios te ama lo suficiente para encomendarte una persona que libere tu fe, debes reconocerlo como un momento de fe fuera de lo común que producirá un milagro.

Tu fe está decidiendo el fluir de los milagros que están viniendo hacia tí. Sin fe, no hay milagros.

Años atrás, estaba predicando para Rod Parsley. Al final de la reunión, el Espíritu Santo me habló acerca de recibir una ofrenda para el Pastor en lugar de recibirla para mi propio ministerio. Yo necesitaba desesperadamente un milagro. Necesitaba finanzas para un proyecto que estaba enfrentando. Así que, cualquier Semilla que plantara sería una Semilla en tiempos de crisis. (Una Semilla en tiempos de crisis incrementa su influencia con Dios). Es posible que una pequeña Semilla sembrada durante una crisis produzca una cosecha mayor que una Semilla generosa durante buenos tiempos.

Así que, estuve de acuerdo en dar la ofrenda completa al Pastor. Luego el Espíritu Santo hizo una sugerencia inusual. Justo había recibido un cheque por derechos de autor de $8500 Dls. (Y era todo lo que tenía a mi nombre). «¿Te gustaría explorar y experimentar lo que yo puedo hacer con tus $8500 Dls.?», me dijo el Espíritu Santo. Esto trajo un momento de tormento y tortura. Luego, en silencio le contesté en mi espíritu. «Realmente aprecio estos maravillosos $8500 Dsl. Es suficiente cosecha para mí».

Me habló la segunda vez. Oh, cuán agradecido estoy por las segundas oportunidades que Él nos da. «¿Te gustaría explorar y experimentar lo que yo puedo hacer con tus $8500 Dls.?» Algo en mí hizo una cuidadosa evaluación.

¿Qué podía hacer con $8500 Dls.? No era suficiente para terminar de pagar toda mi casa. ¿Qué podía hacer?

Decidí creer en Su Palabra.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro «La Ley del Reconocimiento»

Por Mike Murdock

Lee Fe Fuera de lo Común 2

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre