Necesito Hablar Fe.

La gente busca métodos y no ideas de oro. Ideas de oro vienen por hablar fe. Dios habla fe, todo es por fe. Fe es el idioma de Dios.

Si hablás fe, Dios responde; cuando no hablás fe, Dios no entiende.

«Padre, Todo lo puedo en Cristo». ¡Ahora te entiendo!

«Caerán miles y diez miles y a mí no me tocarán».

«Señor no tengo trabajo, pero reclamo tu palabra que dice más abundantemente de lo que espero, vendrá a mí Y Dios dice: ¡Ahora sí te entiendo, recibe lo que estas pidiendo!

Sin fe es imposible agradar a Dios. Pablo dice: Todo lo que no es fe es pecado. Todo lo que Satanás dice, nunca se cumple. Cuando era un ángel dijo: «Subiré y me sentaré en el trono de Dios», fue el primer error que no cumplió y Dios lo sacó del cielo. No puede cumplir con lo que dice porque no tiene poder. Maldición es la fe que ponemos en lo negativo que nos dicen y lo creemos.

Vamos creciendo por oír la Palabra y nuestra fe va en aumento, poco a poco la mente, los pensamientos van cambiando, pero hay un momento donde Dios te va a poner una gran oportunidad, un momento de fe sobrenatural, un desafío que si lo capturás, avanzarás treinta años. Esos momentos los pone Dios para bendecirnos. Él puede esperar el proceso natural de crecimiento de nuestra fe, pero está urgido en darnos más bendición.

La Biblia dice: «el hijo va a duplicar la bendición del Padre». Abraham fue rico pero Isaac fue más rico que Abraham. Jacob fue el doble que Isaac y que Abraham. David fue más rico que Isaac, que Abraham, que Jacob, que Elías y Elíseo. Salomón el doble de rico que David, fue más rico que Abraham, que Isaac, que Jacob, que Elías, Elíseo y David.

Jesús fue más rico que Abraham, que Isaac, que Jacob, que Elías, Elíseo, David y Salomón y todos los demás hasta su aparición. Y después del Señor salimos noso­tros y haremos el doble que Jesús, porque la Biblia dice que el hijo hará el doble de lo que ha hecho el padre. Dios te dará un momento glorioso de fe para que tus hijos reciban esa herencia.

Hay pruebas para vencer que nunca más tus hijos ni los hijos de tus hijos deberán vencer. Si estás pasando una prueba, tal vez Dios ponga el arco iris y te diga: «Por cuanto has vencido, tus hijos estarán libres de esta prueba». Vendrán desafíos grandes y tu alma te dirá: «¡No se puede, es imposible!», pero tu alma debe obedecer a tu espíritu que está lleno de la fe del Señor y los vas a tomar conquistar en el Nombre de Jesús.

Dios le dijo a Abraham: «Te bendeciré y en ti serán benditas todas las familias de la tierra», tenemos el ADN del Señor y nuestros hijos serán benditos por mil gene­raciones.

Dios te da un momento de fe para activar la pasión, para que vuelvas a levantarte. Hay un principio que dice: «Si tus recuerdos son más grandes que tus sueños estás en problemas», si ocurre, serás un nostálgico y sin deseos, morimos. Una persona que dice «me quiero morir», nunca lo hará porque es su deseo lo que la mantiene viva, porque el que quiere algo lo logra; el que muere es el que se deja morir.

Fe no es para tener cosas. Dice la Biblia: «Sin fe es imposible agradar a Dios». Uso mi fe para agradar a Dios y El me da lo que necesito.

No hay diferencia entre los cristianos y los no cristianos, porque las necesidades son las mismas con la diferencia de que usamos nuestra fe para agradar a Dios y el que no tiene a Jesús en su corazón usa su fe para buscar cosas. El objeto de tu fe tiene que estar claro: agradar al Señor de los cielos y la tierra.

DIOS TE DA UN MOMENTO DE FE PARA ACTIVAR LA PASIÓN, Y QUE VUELVAS A LEVANTARTE.

Extracto del libro “Mentalidad de Avivamiento”

Por Bernardo Stamateas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre