Devocionales Cristianos – Reconocimiento de Tu Propósito 1

 

Tú estás aquí con una Misión.

Todo lo que Dios creó es la solución a un problema. Tus ojos ven. Tus oídos oyen. Los psiquiatras resuelven problemas emocionales. Los dentistas resuelven problemas dentales. Los abogados resuelven problemas legales.

Tu misión en la Tierra es resolver un problema para alguien, en algún lugar, en algún momento y recibir una recompensa por ello.

Mardoqueo acostumbraba sentarse a la Puerta del Rey; eso le permitió descubrir un complot que amenazaba la vida del Rey. Fue y denunció los planes para asesinarlo; posteriormente recibió grandes honores y recompensas de parte del rey (Ester 2:21-23, 6:1-11).

Cuando tu misión no es reconocida, tú no recibes honra. Cuando no eres objeto de celebración, quedas sin recompensa.

¡Ningún tormento en la Tierra supera al tormento de vivir una vida no recompensada por el don que reposa dormido dentro de ti, es la solución a un problema!

 

Diez Verdades que Debes Conocer en Cuanto a Tu Misión.

1. Tu misión es siempre hacia una o hacía varias personas.

«…porque a todo lo que te envié irás tú, y dirás todo lo que te mande» (Jeremías 1:7).

Pablo entendió esto. «…del cual yo fui constituido predicador, apóstol y maestro de los gentiles» (2º Timoteo 1:11).

 

2. Tu misión determina el sufrimiento y los ataques que enfrentarás.

Cuando Pablo descubrió su llamado como predicador y maestro, explicó: «…por lo cual asimismo padezco esto; pero no me avergüenzo, porque yo sé a quién he creído, y estoy seguro de que es poderoso para guardar mi depósito para aquel día» (2º Timoteo 1:12).

 

3. Lo que te aflige es una pista para descubrir lo que te ha sido asignado para sanarlo y restaurarlo.

Nehemías entendió esto. «…el muro de Jerusalén derribado, y sus puertas quemadas a fuego. Cuando oí estas palabras me senté y lloré, he hice duelo por algunos días, y ayuné y oré delante de Dios de los cielos» (Nehemías 1:3-4).

La compasión siempre es una señal de la ubicación geográfica a donde tú perteneces. Lo que te hace llorar es una pista del problema que Dios te ha asignado para sanarlo.

 

4. Lo que más amas revela los mejores dones que tú posees.

La pasión es el sendero a tu sabiduría. Cuando yo sé de lo que te encanta hablar, pensar y aprender. Sé cuál es el lugar donde se encuentra la Misión a dónde has sido asignado. Sólo tendrás Sabiduría para algo que tú amas.

¿Qué es lo que más amas?

La prueba del amor es la inversión del tiempo. Cuando encuentro dónde estás dispuesto a invertir tu tiempo, sé lo que amas. Esa es tu misión. Por eso Moisés estaba dispuesto a aconsejar al pueblo desde la mañana hasta la noche, él amaba a su pueblo con todo su corazón (Éxodo 18:13-14).

 

5. Tu misión es geográfica.

Dónde estás importa tanto como lo que eres. Puede que seas una hermosa ballena, pero, ¡mejor que estés en el agua! La geografía importa. Controla el fluir del favor en tu vida.

Quien te ve, determina quién te promueve. Raramente recibirás favores a menos que alguien te vea. La geografía afecta el incremento del favor. Por eso Jesús nos enseñó a ir adonde somos celebrados, en lugar de ir adonde somos tolerados.

Abraham dejó la casa de su padre. Rut dejó Moab y siguió a Nohemí de regreso a Belén. La geografía juega una parte importante en cada historia de éxito (Deuteronomio 12:14,26).

(CONTINÚA…)

Extracto del libro «La Ley del Reconocimiento»

Por Mike Murdock

Lee Reconocimiento de Tu Propósito 2

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre