En mi familia, somos gente de series y películas. Suelo empezar junto con todos los integrantes de la familia a mirar las temporadas, ya sea 24, Prisión Break, House, Homeland, etc… nos sentamos todos juntos a mirarlas. Dicho esto debo confesar que hay algunas series que no sigo viendo… principalmente si hay algún tipo de riesgo de muerte para un niño o un morbo muy grande. En ese momento me levanto ante la protesta del resto y las risas de burla, saben que no me banco algunas cosas… me ponen nervioso. Esto me pasó con la serie “The Walking Dead”. He dejado de verla, no soporto a esos zombis…

Hecha la confesión, imagínese mi sorpresa cuando hoy al leer Romanos me di cuenta que yo soy una especie de zombi. En serio mire lo que dice Pablo: Ahora bien, si hemos muerto con Cristo, confiamos que también viviremos con él (Ro.6:8).

La vida de un cristiano es una vida de alguien que murió y que resucitó. No obstante su vida ahora es esencialmente distinta. No se aplica muchas cosas de nuestra vida anterior a esta nueva realidad. No digo que vagamos torpemente como los personajes de la serie, ni que busquemos comernos a otros pero sí que la vida ya no es lo que era.

A. Han cambiado nuestras fuentes de satisfacción (Ro 6:21). ¿Qué fruto cosechaban entonces? ¡Cosas que ahora los avergüenzan y que conducen a la muerte! Las cosas que antes nos producían satisfacción ahora nos avergüenzan. Ayer en la mesa un hermano contaba su pasado alcohólico, de donde lo había sacado Dios y como había cambiado su fuente de satisfacción.

B. Ha cambiado nuestra manera de conducirnos (Ro 6:12). Por lo tanto, no permitan ustedes que el pecado reine en su cuerpo mortal, ni obedezcan a sus malos deseos. Ya no caminamos como caminábamos antes. El mismo hermano nos decía que dejó de frecuentar ciertos lugares, ciertas amistades y que se maneja de otra manera.

C. Ha cambiado nuestra fuente de significación (Ro 6:11). De la misma manera, también ustedes considérense muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús. Yo estoy vivo en relación con Dios, fuera de él estoy muerto. Por fin Carlos, nos compartía como se ha dado cuenta el dolor que causó, el tiempo que perdió y como ahora su vida adquiere significado de otra manera.

Me interesa que soy un “muerto caminante o muerto que camina” (eso significa walking dead). Soy alguien que fue muerto con Cristo y que su vida es sustancialmente diferente. Estoy muerto para un pasado que he renunciado. Estoy fuera del circuito que antes era mi naturalidad y estoy llamado a caminar en otra esfera, quizás en el mismo plano, pero en otra realidad, la sobrenatural.

Hoy acepto que estoy muerto a mi manera anterior de ver la vida, de comportarme y de alcanzar significado. Si la vieja manera de vivir golpea a mi puerta le responderán que ya no vive quien vivía y si insiste en contactarme se dará cuenta que ya no soy quien era.

Col.3:2-3. Concentren su atención en las cosas de arriba, no en las de la tierra, pues ustedes han muerto y su vida está escondida con Cristo en Dios.

Hoy me levanto para andar en novedad de vida, muerto para el pecado y vivo para Dios. ¡¡¡Amén!!!

Por Daniel Cattaneo

4 Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre