nuevo-1Estudios Cristianos – Seguros Para Siempre 1

 

Pasaje clave: Efesios 2:8.

 

La Biblia nos muestra que la duración de nuestra salvación es eterna, no temporal. Una vez que un cristiano es salvo no existe la posibilidad de que se pierda. Esto no significa que uno viva como se le dé la gana, porque Dios disciplinará en su Tribunal de juicio a los cristianos después de salvos y perderán su recompensa si no fueron fieles. Y si un cristiano tiene pecados de los cuales no se ha arrepentido es seguro que recibirá un castigo en el reino venidero. Sin embargo “ser disciplinado”, “perder la recompensa” o “recibir un castigo” no significa perder la salvación.

La Biblia nos da poderosas razones para confirmarnos que nuestra salvación es eterna:

 

1. Por la gracia y el amor de Dios.

Somos salvos por gracia (Efesios 2:8). “Por gracia” significa: “gratuitamente”, “sin merecerlo”, “sin tener que haber hecho nada para recibirlo”.

¿Qué dice la Biblia acerca de la manera de recibir la vida eterna? (Romanos 6:23).

Una dádiva es un regalo de Dios. Es algo que Él nos da. Si alguien te regala algo, ¿no sería muy raro que te pida que se lo devuelvas? Dios nos dio el regalo de la salvación y Él no nos pide que se la devolvamos.

Si nuestra salvación pudiera perderse, Romanos 6:23 tendría que decir: “El préstamo de Dios es vida eterna en Cristo”. Un préstamo puede ser reclamado, sin embargo algo que se regala no puede ser reclamado.

La palabra dádiva (en el idioma original griego) significa que es algo que se da gratuitamente, y al no poder ser reclamada no hay posibilidad de que se pierda. Dios nunca presta y nunca toma prestado. Él no espera que le paguemos. Él tampoco vende la salvación. Él es tan grandioso que simplemente nos da su salvación.

¿Por qué Dios tienen que darnos vida eterna? ¿Por qué Él tiene que darnos el don de su Hijo?

Según Juan 3:16 simplemente porque Él nos ama.

Si cuando éramos pecadores Dios nos amó a tal punto que nos dio la vida de su propio Hijo, ¿es posible que siendo salvos y siendo sus hijos, Él nos rechace por encontrarnos debilitados o por haber caído en pecado?

Si el Hijo de Dios pudo morir por nosotros en la cruz mientras todavía éramos pecadores, ¿puede hoy Él rechazarnos, siendo salvos, porque hayamos pecado?

Si el amor de Dios no puede cambiar tampoco puede cambiar su gracia. Anteriormente Dios estuvo dispuesto a dar a su Hijo  para que muriera por nuestros pecados mostrando un amor inmenso por nosotros, ¿significa, entonces, que desde que Él mostró tal amor por nosotros, Él ha cambiado completamente?

¿Significa que ahora que somos sus hijos Él ha decidido arrojarnos al infierno y no amarnos más?

¿Qué dice Juan 13:1 del amor de Dios?

¡Su amor no cambia ni se termina! Si nosotros pensamos que existe la posibilidad de que la salvación y la vida eterna se pierdan entonces tenemos que llegar a la conclusión de que existe la posibilidad de que el amor de Dios cambie. Sin embargo ¡esto es imposible!

¿A quién nos dio Dios? (Romanos 8:32). Tenemos salvación porque Dios nos dio a su propio Hijo y con su Hijo la salvación eterna, y Él no puede pedirnos que le devolvamos a Su Hijo. Si Él no puede reclamar a su Hijo tampoco puede reclamar la vida eterna que hemos recibido.

Así que, según la gracia de Dios, es imposible perder la salvación y la vida eterna que hemos recibido.

Pero cuida tu santidad, porque a ella sí la pierdes cada vez que pecas.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro «El Evangelio de Dios»

Por Watchman Nee

Adaptado por Edgardo Tosoni

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre