Estudios Cristianos – ¿Qué Quieres Que Yo Haga Señor?

 

Pasaje clave: Hechos 9:5-6.

 

Introducción.

Cuando nos encontramos con el Señor deben surgir dos inevitables preguntas: ¿Quién es? ¿Qué es lo que quieres?

Estas dos preguntas deben transformarse en el motor de nuestra vida cristiana.

A. ¿Quién eres Señor?

1. Nuestra vida está en sus manos.

Saulo el perseguidor, ahora se encuentra atrapado por Aquel a quién perseguía. Saulo tenía sus planes. Iría a Damasco con cartas de las autoridades. Él estaba seguro de sus planes. Pero Dios tenía sus propios planes. Ahora aprendería a saber que nuestras vidas están en sus manos

2. Saulo descubriría que Jesús es Señor.

Aunque él era poderoso, no podía controlar nada. Había alguien con más poder todavía. Ahora estaba en las manos de ese poder.

Se declararía siervo de este Señor que estaba descubriendo. Descubrió a  alguien que todo lo controlaba y por tanto era Señor. Descubrió alguien que sería dueño de todo y que le pertenecía.

3. Descubriría el temor de Dios.

Conocer a Jesús debe de despertar en nosotros el temor de Dios. El temor de Dios es el motor dela Santidad.Alguienque teme a Dios desarrollará un camino de querer agradar a Dios.

El temor de Dios nace como fruto de una revelación de su existencia. El temor de Dios despierta la conciencia de la existencia de Dios.

La adoración comienza con la revelación de su persona. La adoración es la respuesta a la revelación de su persona. Es el Dios que se revela y no puedo más que contemplarlo, admirarlo, se me acaban las palabras por la grandeza de su esplendor.

 

B. ¿Qué Quieres que yo haga Señor?

Saulo se había encontrado con un ser superior a Él. Saulo se dio cuenta que su vida estaba en sus manos. Que sus tiempos estaba en sus manos. Que sus planes estaban en sus manos

1. No puedo seguir viviendo para mí.

No puede más que decir entonces, “¿Qué quieres que yo haga?”

Cuando nos encontramos con Dios nos damos cuenta que ahora ya no podemos hacer lo que queremos. Saulo había vivido para servirse a sí mismo.

Mientras que no conozcamos a Dios nuestro Yo será el centro de toda nuestra atención. Hasta que descubramos que hay alguien mayor que nuestro YO.

Saulo cambia el eje central de su vida. Ahora Jesús seria el centro de su vida. Lo mismo debe suceder con nosotros. La manera cómo vivimos revela cuánto conocemos a Dios. La revelación de su persona debe afectar nuestra manera de vivir. Si dices que conoces a Dios pero sigues viviendo para ti dudo que le conozcas realmente.

La revelación de conocerle debe de ser una inspiración para vivir para Él. Romanos 14 dice que: «Si vivimos para el Señor vivimos y si morimos para el Señor morimos». Tenemos que descubrir que el propósito de la vida está en sintonizar con el Creador de todas las cosas. Saulo ahora viviría para desarrollar los planes de Dios en él. Saulo viviría ahora para servir a Jesús en su vida y no servirse a sí mismo.

2. Saulo descubría que Dios tenía un propósito para su vida.

¿Qué quieres que yo haga? Se da cuenta que Dios tenía un plan. No estaba a la deriva, por lo tanto su vida cobraba propósito. Descubría que Dios quería que él hiciera algo para Él.

Señor, ¿cuál es tu plan para mí?

Por Osvaldo Carnival

2 Comentarios

  1. Hno. Edgardo que el señor te bendiga mucho y que este proximo año Dios te siga bendiciendo mas. Tremendo tema me encanto muchisimo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre