Estudios Cristianos – El Estado del Hombre Sin Dios 1

 

 

Introducción.

El pecado es malo y excesivamente perverso porque es opuesto y diferente a Dios (Isaías 59:2).

El principio básico del mal es la absoluta independencia de Dios por parte de la criatura, sean ángeles u hombres. Esta independencia se manifiesta de muchas maneras: Is.53:6, Prov.10:19, 14:21, 24:9, Ro.14:23, Stg.4:17, 1ºJn. 3:4, 1º Ti.6:10.

El proceso que lleva al pecado es: Dejar a Dios, apartarse, rebelarse y finalmente hacer lo malo como consecuencia del mal (2º Cr.29:6).

Con cada pecado le estamos diciendo a Dios: “Yo me manejo como quiero, yo soy libre e independiente”. El diablo ha intentado minimizar el pecado. Le dice a la pareja: “Si se aman, adelante”. Le dice al comerciante: “Si remarcás de más no pasa nada”. Le dice al creyente: “Defendé tus derechos en la iglesia, peleáte y andáte”.

 

¿Qué es el Pecado?

Veamos varios términos bíblicos para comprenderlo:

1. Pecado (gr. Hamartía). Literalmente significa “errar el blanco”. Pero en el N.T. se refiere a la distorsión moral y al pecado como un poder interior capaz de generar conductas pecaminosas.

El pecado es cualquier transgresión al carácter santo de Dios. Es lo opuesto a la santidad de Dios. El pecado es el carácter del diablo.

2. Transgresión (gr. Parabasis). Es salirse de los límites que Dios ha establecido. Es quebrantar una ley o mandamiento conocido. Robar, mentir, matar, etc., son transgresiones, infracciones a la ley de Dios (Hch.1:25, Ro. 4:15, 1º Tim. 2:14).

3. Iniquidad (gr. Anomia). Significa maldad (Hb.10:17). Es vivir sin ley, fuera de la ley o rechazando la ley de Dios (1º Jn.3:3). Es hacer mi propia voluntad y deseo, ignorando el deseo y la voluntad de Dios.

4. Error (gr. Plane). Significa abandonar el camino recto, descarriarse, tanto en lo doctrinal como en lo moral. (Stg.5:20, 2º P. 2:18, 3:17, Judas 11).

5. Maldad (gr. Poneria). Es la manifestación o expresión de la naturaleza pecaminosa y perversa. (Lc.11:39, Hch.3:26, Ro. 1:29, 1ºCo. 5:8).

6. Impiedad (gr. Asebeia).  Es no tener temor de Dios. Menospreciar y  desafiar la Persona de Dios. Es lo opuesto a la piedad. (Ro.1:18, 11:26, 2º Ti. 2:16, Ti. 2:12, Judas 15).

7. Desobediencia (gr. Apeithes). Es la falta de voluntad para someterse a la dirección y a la guía de Dios. Rehusarse a ser persuadido con la verdad. (Jn.3:36, Ro. 1:39, 2º Ti. 3:2, Hb.3:18, 1º P. 2:8).

8. Incredulidad (gr. Apistia). Es la falta de confianza en Dios. (Mt. 13:58, Ro. 3:13, Hb. 3:12).

 

¿Contra Quién Pecamos?

1. Contra Dios mismo. El pecado no solamente afecta al que lo comete, sino que es un ataque directo a la santidad de Dios (Sal. 51:4, Lc.15:21). Es una ofensa directa contra su gobierno (1º Jn.1:5).

2. Contra la Ley de Dios. La Ley de Dios incluye todas las formas en las que Dios le revela su voluntad al hombre. El pecado es una violación de la ley, una desobediencia directa a la Ley de Dios (1º Jn.3:4-10).

 

Expresiones del Pecado Personal.

1. Pueden ser pecados de comisión (“hago lo malo”) o pecados de omisión (“no hago lo que sé que tengo que hacer”). (Stg.4:17).

2. Los pecados personales se cometen contra Dios, contra el prójimo y contra uno mismo.

3. Los pecados pueden ser internos (pensamientos, deseos, fantasías, intenciones) o externos (conductas, reacciones, palabras, gestos).

4. Los pecados pueden expresarse de manera voluntaria (“sé lo malo que estoy haciendo y lo sigo haciendo”) o de manera involuntaria (por ignorancia, por imprudencia o por enfermedad) (Lv.5:18).

 

¿Qué Produce el Pecado?

1. Produce ceguera espiritual. (Prov.4:19, Is.60:2, 2º Co.4:4, Ap.3:17).

2. Produce insensibilidad. Dejamos de sentir dolor y repugnancia por el pecado. (1º Ti. 4:2, Hb.3:8, 15, 4:7).

3. Produce corrupción. La conciencia se corrompe y se convierte en “mala conciencia”. (Ti. 1:15).

4. Produce enemistad con Dios. (Ro. 8:7-8, Stg.4:4) Y odio. (Ex.20:5, Sal.89:23, Prov.5:12, Jn.15:18).

5. Produce aversión hacia Dios. Es la actitud de no querer buscar a Dios como Salvador y Señor. (Jn.5:40, Ap. 2:21).

6. Produce rebeldía. (Dt.31:27, Ro.10:21).

7. Produce esclavitud y dependencia. Además de producir ataduras espirituales, desencadena conflictos interiores. (Jer.13:23, Jn.8:34, Ro.6:20, 7:9, 14, 18, 23, 2º P. 2:14).

8. Produce muerte. El hombre sufre la triple manifestación de la muerte. Experimentó primero la muerte espiritual (Ef.2:1-3), luego fue condenado a la muerte eterna o muerte segunda (Ez.18:4, Hb.9:27) y finalmente comenzó a sufrió la muerte física. (Gn.3:19, Sal.104:29).

 

El Estado del Hombre sin Dios.

1. Está Sujeto a la Muerte en Todas sus Formas.

Adán llegó a ser pecador por haber cometido un pecado de desobediencia. Su experiencia fue única y distinta a la de todos los miembros de la raza humana. Su pecado produjo en él la naturaleza pecaminosa. Pero en el caso de los demás seres humanos es al revés: somos pecadores porque nacemos con una naturaleza pecaminosa que nos lleva a cometer pecados.

Esta naturaleza pecaminosa es universal y transmitida de padres a hijos (Sal.51:5, 14:2-3, Ro.3:10-18, 23).

Por ser descendientes de Adán, cada ser humano (con excepción de Cristo) está incluido en el pecado de Adán. En el pecado de Adán pecamos todos y todos morimos por ser participantes de aquel pecado original (Ro.5:12, 17, 18, 19, 1º Co.15:22). Todos los miembros de la raza humana estamos representados o por Adán o por Cristo.

(CONTINÚA…)

Por Edgardo Tosoni

Lee El Estado del Hombre Sin Dios 2

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre