Estudios Bíblicos – El Reino de Dios en el A. T. 2

 

Continuemos.

Los profetas que Dios levantó durante el tiempo de la monarquía dividida vieron que el reino de Dios no iba a cumplirse por medio del Reino del Norte, Israel, ni por medio del Reino del Sur, Judá. Aun en Judá, donde todos los reyes eran descendientes de David, algunos siguieron a Dios y otros eran casi paganos.

Tan era así, que Isaías, hablando a la gente de Jerusalén, les llamó “Príncipes de Sodoma” y “pueblo de Gomorra”, dando a entender que eran tan pecadores que iban a ser destruidos como lo habían sido Sodoma y Gomorra.

Los profetas predijeron destrucción para los reinos de Israel y Judá. No esperaron en ellos para el cumplimiento del reino; más bien hablaron de un remanente: “Si Jehová de los ejércitos no nos hubiese dejado un resto pequeño, como Sodoma fuéramos, y semejantes a Gomorra” (Is.1.9). Jeremías y Ezequiel también ayudaron a la gente a ver que el propósito de Dios seguiría sin la monarquía de Israel.

Los profetas tuvieron un mensaje duro para su propio pueblo. Tuvieron que predecir la destrucción de Jerusalén y el templo y anunciar el cautiverio del pueblo. Capítulo tras capítulo habla de castigo y destrucción. Pero no lo dejaron allí; siempre miraron hacia un reino glorioso en el futuro.

Las profecías de Isaías constantemente oscilan entre los temas de castigo y destrucción por un lado y un reino glorioso en el futuro por el otro. Nótese cómo Isaías en un versículo (1.31) dice: “Y el fuerte será como estopa… y ambos serán encendidos juntamente”; y el versículo siguiente (2.1) inicia un lindo poema del reino futuro cuando “Vendrán muchos pueblos, y dirán: Venid, y subamos al monte de Jehová… y volverán sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en hoces.” Asimismo en Amós 9.9, habla de destrucción: “A espada morirán todos los pecadores de mi pueblo,” pero en 9.10 dice: “En aquel día yo levantaré el tabernáculo caído de David…”

 

La Visión de un Reino Futuro.

Esta visión del reino futuro es muy variada y multifacética. A veces los pasajes presentan un enfoque universal, como en Sofonías 3.9: “En aquel tiempo devolveré yo a los pueblos pureza de labios, para que todos invoquen el nombre de Jehová, para que le sirvan de común consentimiento.” Otras veces enfocan a Israel.

Hablan de un reino justo y pacífico. Hablan de juntar a Israel de todas partes del mundo y hacer con él un Nuevo Pacto. Hablan de nuevos cielos y nueva tierra.
La visión del reino de Dios está estrechamente ligada a profecías del Mesías. El Mesías hará justicia: “Juzgará con justicia a los pobres”; “Y será la justicia cinto de sus lomos”; “Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite” (Is.11.4, 5; 9.7).

Los profetas mayormente llamaron a su propio pueblo que se arrepintiera y volviera a Dios, pues, por causa de su injusticia y pecado Dios tiene que castigarlos. Entonces vienen pasajes de destrucción y desolación como castigo de Dios. Pero, como vimos arriba, en este contexto los profetas dieron predicciones del Mesías y el reino futuro.

Las profecías del reino no están organizadas sistemáticamente. Vienen como pequeños pedazos de un rompecabezas. A menudo están mezcladas predicciones de eventos cercanos y eventos más lejanos en el futuro. Hay predicciones del Mesías como un rey glorioso que vence a los enemigos de Dios (y de Israel); hay predicciones de un siervo del Señor que sufre; y también del reino glorioso con nuevos cielos y nueva tierra.

Así podemos entender por qué les costó a los judíos reconocer a Jesús como el Mesías. Estaban sufriendo bajo el imperio Romano y habían puesto más hincapié en las profecías de victoria sobre sus enemigos y liberación de la opresión, que también eran profecías del Mesías. Pero no se habían fijado mucho en las profecías de sufrimiento y la expiación por el pecado. Puesto que predicciones de la primera y segunda venida estaban todas mezcladas, y a veces en el mismo pasaje, no era fácil notar que habría más de una etapa en el futuro del reino.

Para nosotros que vivimos después de la primera venida es más fácil mirar para atrás y entender las profecías que han sido cumplidas en Cristo y mirar para adelante en esperanza de la segunda venida. Podemos ilustrarlo comparándolo con lo que nos sucede cuando vemos dos o más picos de montañas desde una distancia.

Cuando estamos lejos, los dos picos, pueden parecer juntos; pero cuando llegamos al primero, encontramos que hay todo un gran valle antes de la segunda montaña. Ahora estamos en el valle entre las dos venidas de Cristo. Vemos el pico que ya fue cumplido, pero miramos hacia adelante a otro pico glorioso.

(CONTINÚA…)

Por Mervin Breneman

Lee El Reino de Dios en el A.T. 3

2 Comentarios

  1. Hola Alejandra. ¡¡Bienvenida!! Es bueno que te haya gustado, ¡y también es positivo que te hayan quedado dudas! porque eso te llevará a seguir investigando, estudiando y pidiéndole sabiduría a Dios, hasta volverte una experta en el Reino de Dios. Éxitos en tu tarea.

  2. hola hermoso mensaje me encanto aunque me quedaron mas dudas que antes pero no del reino de Dios desde luego. besos dios les bendiga

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre