Estudios Cristianos – La Meditación 1

 

 

¿Qué es la Vida Espiritual?

Esta expresión no la encontrarnos en la Biblia, pero si otras que equivaldrían a esta, por ejemplo; «El espiritual juaga todas las cosas…» (1º Co.2:15), «Si alguno se cree profeta o espiritual…» (1º Co.14:37), «vosotros que sois espirituales, restauradle…» (Gal.6:1).

No podemos ser espirituales sin el Espíritu Santo. Ni nadie puede tenerlo, a menos que sus pecados hayan sido perdonados en la sangre preciosa derramada en la cruz por Jesucristo. Toda otra pretensión de ser espiritual no proviene de Dios.

Para saber si nuestra vida espiritual proviene del Espíritu Santo, Dios nos dejó pruebas, que es el fruto del Espíritu. La vida espiritual es la expresión constante de los recursos de Dios en un hombre y desde el punto de visa de Dios podemos decir, que El expresa con toda libertad su vida en nuestra vida.

Así que la espiritualidad de un hijo de Dios no recibe en el tiempo que hace que es cristiano, ni es su erudición bíblica, ni en su cantidad de tiempo invertido en oración, liberación, ayunos u obras. Sino en la fidelidad con que «expresa en su vida la vida de Jesucristo

Así que, para el espiritual el pecado no tanto es hacer o dejar de hacer cosas ofensivas, sino todo aquello que obstaculiza la libre expresión del don precioso de la vida de Jesús que nos fue dada por su Espíritu (Gal. 2:20).

Entonces crecer espiritualmente es que ya no están esos obstáculos que impiden la manifestación diáfana de esta Vida preciosa, poderosa, eterna, santa de Jesús. Para ello Dios puso todos esos obstáculos («viejo hombre») en Cristo para que mueran juntamente con El en la cruz, y por otro lado nos dio la cruz para crucificar nuestro libre albedrio es decir la expresión de nuestra vida independientemente de la de Jesucristo.

La expresión de la vida de Jesús no nos reduce a la pasividad, inactividad ni a los días de reuniones. Sino que oramos, estudiamos, servimos, predicamos, somos enviados, nos casamos, trabajamos, ayunamos, etc. porque es la vida de Jesús la que será expresada y manifestada en esas ocasiones.

No es nuestra vida de oración, es la de Jesús que elevamos, no es nuestra fe, es la de Jesús, no es nuestro servicio es el de Jesús, no es nuestra obra, es la obra de Él, no es nuestro amor, es el suyo el que ofrecemos a nuestra familia y prójimo. No nos atamos volviéndonos más santos sino que Él tiene más libertad para expresar su santidad.

Hasta es posible que haya más actividad en el espiritual pero será actividad que rinde, actividad radiante, que no ofende, actividad sana y equilibrada que no nos deja agotados, más bien nos desarrolla.

No nos volvemos espirituales por hacer cosas espirituales, sino que ya lo somos, por razón de que el Espíritu Santo que mora en nosotros, Dios nos puso en Cristo Jesús, nos unió a Él el día que nos «convertimos». Así que somos espirituales y por eso nos ocupamos de cosas espirituales como orar, predicar, servir, ayunar, meditar, disciplinarnos en relación a Dios, etc. (Ro.8:5-6).

En esta ocasión veremos dos ejercicios espirituales que nos ayudaran a hacer nuestra parte en la expresión de la presencia de Dios en nosotros, me refiero a la MEDITACION y a la VIDA DISCIPLINADA.

 

La Meditación.

En este tiempo se está hablando mucho sobre este tema; de donde más se oye es desde el paganismo. El diablo conoce el valor de la meditación y ha inspirado a sus maestros para que inculquen y divulguen estos ejercicios y obtener así estados especiales de alguna «elevación».

Nosotros nos ocuparemos de la meditación enseñada en la Palabra de Dios. Evidentemente Abel (segundo hijo de Adán y Eva) ya la utilizaba, y es por primera vez que Dios recibe una ofrenda de un hombre que fue de su agrado. La meditación de Abel sobre lo que agradaba a Dios y lo que no le agradaba superó a la pobre, escasa y mediocre meditación de su hermano Caín, que no alcanzó a satisfacer a Dios (Gn.4:3-5).

(CONTINÚA…)

Por Pastor Victor Rodríguez

Lee La Meditación 2

Lee La Meditación 3

Lee La Meditación 4

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre