la-sanidad-y-el-nombre-del-señor-jesusEstudios Bíblicos – La Sanidad y el Nombre del Señor Jesús 1

 

«Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré» (Juan 14:13-14).

En este pasaje dice que debemos pedir en el nombre de Jesús. ¿A quién debemos pedirle?

Una traducción literal de este pasaje sería: “Yo haré todo lo que pidas en mi nombre, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si me pides algo en mi nombre lo haré.”

La frase “al Padre,” no se encuentra en el griego. Fue aumentada por Reina y Valera para contrastarlo con Juan 16:23-24. Las traducciones más recientes de la de la Biblia han corregido esto.

Veamos cómo lo traducen otras versiones:

Juan 14:13 (Biblia al Día)
“Cualquier cosa que pidáis en mi nombre, yo la haré; así será glorificado el Padre en el Hijo”.

Juan 14:13 (Biblia Latinoamericana)
“Todo lo que pidan en mi Nombre lo haré, de manera que el Padre sea glorificado en su Hijo”.

Juan 14:13 (Biblia del Pueblo de Dios)
“Y yo haré todo lo que ustedes pidan en mi Hombre, para que el Padre sea glorificado en el Hijo”.

Juan 14:13 (La Biblia de las Américas)
“Y todo lo que pidáis en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo”.

Juan 14:13 (Nueva Biblia de los Hispanos)
“Y todo lo que pidan en Mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo”.

Juan 14:13 (Nueva Versión Internacional)
“Cualquier cosa que ustedes pidan en mi nombre, yo la haré; así será glorificado el Padre en el Hijo”.

Juan 14:13 (Versión Peshitta)
“Y lo que pidan en mi Nombre, les concederé, para que el Padre sea glorificado en su Hijo”.

Al colocar esa frase se pierde lo que Dios quiere decirnos, pues, nos hace de pensar que está hablando de oración cuando no es así.

Además, la palabra griega “aiteo” que se usa para “pedir”, es una palabra que nos muestra la acción de exigir o demandar.

Podemos escribir este pasaje de este modo: “Todo lo que demandes, o exijas, en mi nombre, yo lo haré».

Para los discípulos esto quedo bien claro; pues en Hechos 3:1-16 podemos ver como usaron el Nombre de Jesús.

En este pasaje vemos que el nombre de Jesús fue lo que trajo sanidad a este hombre. Pedro no usó una oración para que este hombre sane. El demandó la sanidad de este hombre en el nombre de Jesús.

Nosotros también debemos usar el nombre de Jesús en contra de la enfermedad y el diablo.

No es a Dios a quien le demandamos que nos sane. En primer lugar, no fue Él quien nos enfermó. Tampoco fue él quien te robó la salud; fue el diablo. Como hemos visto antes, el diablo es el autor de la enfermedad.

(CONTINÚA…)

Tomado de palabradesanidad.blogspot.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre