Estudios Cristianos – Las Profecias del A.T. Sobre el Mesías Venidero 1

 

Después que Cristo resucitó de entre los muertos, se encontró con un número de discípulos en el camino de Emaús, pero no le reconocieron. Se nos dice que antes que Él se diera a conocer a ellos, les habló y esto es lo que la Biblia dice acerca de aquel mo­mento: «Y comenzando desde Moisés, y siguiendo por to­dos los profetas, les declaraba en todas las Escri­turas lo que de Él decían» (Lucas 24:27).

En otras palabras, por el camino de Emaús, Jesús se refirió al Antiguo Testamento y les dijo muchas cosas que el Antiguo Testamento había profetizado sobre Él; cosas que Él había llevado a cabo en su vida y en su muerte.

Los siguientes son algunos de los pasajes del Antiguo Testamento que predecían la venida del Mesías. La palabra «Mesías» en hebreo es la misma que la palabra «Cristo» en griego; la una se usa en el Antiguo Testamento y la otra en el Nuevo.

Lo que sigue no agota estas referencias del Anti­guo Testamento; sólo son algunos ejemplos de los muchos que hallamos:

 

Génesis 3:15.

Aquí el hombre ha acabado de pecar. Dios hizo al hombre perfecto y le dio oportunidad de obedecer a Dios y demostrar su amor por El. En lugar de ello el hombre desobedeció y Dios entonces prome­tió a la humanidad que un Mesías vendría, Uno que ganaría la victoria, y que este Mesías sería «nacido de una mujer».

 

Génesis 9:26.

El tiempo ha pasado. Estamos ahora en los días de Noé y aquí la promesa hecha en Génesis 3:15 a toda la raza humana es reducida a una porción de la misma: los pueblos semíticos. Los semitas incluyen tales razas como los sirios, babilónicos, egipcios, hebreos, árabes y otros.

 

Génesis 12:3.

Ha pasado más tiempo nuevamente y ahora de todos los pueblos semitas la promesa del Mesías venidero es dada a un hombre: Abraham. El Sal­vador venidero nacería de su familia, es decir, de los judíos.

 

Génesis 49:10.

Después de Abraham vino Isaac, después Jacob, y Jacob tuvo 12 hijos. En este pasaje se nos dice de cuál de estos 12 hijos nacería el Mesías. Nacería de la tribu de Judá.

 

Éxodo 12:46.

Entramos ahora en otra fase del cuadro que se presentando sobre el Mesías venidero. Esto se escribió alrededor de 1500 años antes de Cristo. Los pasajes dados anteriormente son todavía ante­riores a este tiempo. Aquí Moisés dice que cuando el Mesías vendrá habrá, entre otros, un signo; que ningún hueso suyo se romperá jamás. Obsérvese cuan cuidadosamente Juan 19:36 dice que ningún hueso de Cristo fue quebrado, aun cuando Él fue crucificado y aun cuando no sucedió lo mismo con los dos ladrones que fueron crucificados con El.

 

Deuteronomio 18:15.

Aún estamos a 1.500 años antes de Cristo y Moisés aquí da una línea diferente en lo que se refiere al que va a venir. Se nos dice aquí algo de su obra. Cuando Él venga, será un profeta. Ahora bien, un profeta conforme a las Escrituras no es básica­mente uno que predice, sino más bien uno que enseña las cosas de Dios.

 

2 Samuel 7:16.

La línea ahora se estrecha aún más. De toda la tribu de Judá, Cristo debe venir de cierta fami­lia: esa familia es la familia real de David.

 

Salmo 2:2.

La figura del Cristo venidero se ha hecho más clara: lo que Él debe ser, cómo debe actuar, lo que Él debe hacer, si realmente ha de ser Mesías, el Salvador del mundo. En el versículo 7 se nos dice que será más que un hombre: Dios le llamaré, su Hijo. Y el versículo 12 urge a cada uno a entrar en una relación personal, directa, con este Mesías.

 

Salmo 16:9-10.

Aquí se nos dice otra cosa acerca del Mesías: que cuando venga evidentemente morirá, pero tam­bién que su cuerpo no permanecerá en la tumba, sino que se levantará de entre los muertos.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “25 Estudios Bíblicos Básicos”

Por Francis A. Schaeffer

Lee Las Profecias del A.T. Sobre el Mesías Venidero 2

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre