Capacitaciones – Los 10 Asesinos de la Oración 1

 

La mejor manera de no tener basura espiritual que obstaculice nuestra vida de oración es evitándola. Pero si no la ha podido evitar, lo mejor será limpiarla cuanto antes. He descubierto que hay diez bloqueadores comunes para las oraciones eficaces. Los llamo asesinos de la oración porque se llevan todo el poder de nuestras oraciones e impiden nuestra relación con Dios. Si encuentra que uno o más de estos bloqueadores se ajustan a usted, confiéselos a Dios y pídale perdón para restablecer su conexión con Él.

 

Asesino de oración 1: Pecados no confesados

El pecado no confesado es quizás el más común de los asesinos de la oración. El Salmo 66.18 dice: «Él no habría escuchado si yo no hubiera confesado mis pecados» (La Biblia al día). Cuando la Biblia habla de mirar el pecado, se refiere al pecado inconfesado. Dios es perfecto y no puede tolerar el pecado en nosotros. Como resultado, le resta el poder a nuestras oraciones. 

La buena noticia es que Dios nos perdona cuando confesamos el pecado y este desaparece. Los antecedentes se borran y no tenemos que rendir más cuenta por ellos (Jeremías 31:34). No solo Dios perdona nuestro pecado, sino que decide verdaderamente olvidar todos los pasados. En ese momento se restaura nuestra relación y nuestras oraciones vuelven a cobrar poder. Nuestras acciones pasadas pueden aun tener sus consecuencias, pero el pecado en sí recibió perdón.

Si ha confesado su pecado y lo ha rendido a Dios, pero continúa sintiéndose acusado, no es la voz de Dios la que escucha; es la de Satanás, el acusador, atacándole. Siempre recuerde, el perdón de Dios es completo (1º Juan 1.9). No deje que Satanás le acuse cuando ya Cristo le ha libertado.

El pecado no perdonado también tiene otras consecuencias. Podíamos decir este salmo a la inversa y esto también sería cierto: «Él habría escuchado si yo hubiera confesado mis pecados». El pecado embota nuestros sentidos y nos separa de Dios. Analice el caso de Adán y Eva: Cuando pecaron, no quisieron andar más con Dios; se escondieron de Él.

Además de hacernos huir de Dios, el pecado también hace que nos aislemos de otros creyentes. En Life Together (La vida juntos), Dietrich Bonhoeffer escribió:

El pecado demanda la posesión del hombre. Lo retira de la comunidad. Mientras más aislada esté la persona, más destructivo será el poder del pecado sobre ella y más desastroso será este aislamiento. El pecado desea permanecer en oculto. Huye de la luz. En la oscuridad de lo inexpresado envenena todo el ser.

El pecado aparta a la persona de la comunidad de los creyentes y, al estar lejos de otros cristianos, evita que recibamos el beneficio de rendir cuentas. Es un círculo vicioso. Como reza el refrán: la oración evita que pequemos y el pecado evita que oremos.

Si está albergando pecado en su vida, confiéselo ahora y reciba el perdón de Dios. Despeje lo que está evitando que se comunique con Dios.

 

Asesino de oración 2: Falta de Fe

La falta de fe tiene un impacto increíblemente negativo en la vida del cristiano. Sin fe la oración carece de poder. Incluso Jesús no pudo realizar ningún milagro en Nazaret porque la gente no tenía fe (Marcos 6.1–6).

Santiago, el hermano de Jesús, revela el efecto que la falta de fe produce en la oración en Santiago 1:5–8.

Qué increíble revelación es esta para el corazón del infiel. La palabra doble ánimo habla de una condición en la que la persona se divide emocionalmente casi como si tuviese dos almas. Esa condición hace a la persona inestable y la incapacita para escuchar a Dios o recibir sus dones.

La fe es realmente un asunto de confianza. Jesús dijo: «Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis». Las personas muchas veces son remisas a poner su confianza en Dios. Pero cada día confían en otros sin cuestionar, ostentando una fe que a Dios le agradaría recibir de ellos. Piénselo. La gente va a los doctores cuyos nombres no pueden pronunciar, reciben una receta que no pueden leer, la llevan al farmacéutico a quien nunca han visto, obtienen una medicina que no conocen, ¡y entonces se la toman!

¿Por qué es mucho más fácil confiar en estos desconocidos que confiar en un Dios que es fiel y amoroso en todos los aspectos? La respuesta está en dónde ponemos nuestra confianza. Mucha gente pone su confianza en sus amigos, cónyuges, el dinero o en ellos mismos. Sin duda, cualquier cosa menos Dios los defraudará, pero aun la mínima cantidad de fe en Él puede mover montañas.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Compañeros de Oración”

Por John C. Maxwell

Lee Los 10 Asesinos de la Oración 2

Lee Los 10 Asesinos de la Oración 3

Lee Los 10 Asesinos de la Oración 4

15 Comentarios

  1. Gracias x la contestacion pero yo no exke este comentando mis cosas a todos han cido a mi cobertura como usted puede darce cuenta no es a cualcuier persona x eso mi descomfiansa y gracias x la contestacion que DIOS le bendiga

    • Hola Miryam. ¡¡Bienvenida!! Sí, te entiendo. Seguramente en tu congregación haya otras autoridades con las que puedas hablar, pero perdona y no cierres tu corazón. Todos necesitamos confiar en alguien. Bendiciones!!!

  2. ola solo quiero decir que es de mucha bendicio el estudio pero tengo una duda si dice que debemos comfiar y abrinos conuna persona x pero si esa persona lo comenta con las demas personas por favor como puedo comfiar en las dems persona si tengo una mala experencia gracias por contestarme que Dios les bendiga.

    • Hola Miryam. ¡¡Bienvenida!! Que una mala experiencia que hayas tenido no cierre tu corazón a volver a confiar. Pero cuando hablamos de confiar no nos referimos a que tu vida tiene que ser «un libro abierto» para todo el mundo, NO. Busca una mujer espiritual, llena del Señor (por sus frutos la conocerás) y abrite a ella. Esa mujer de Dios y de fe no te desfraudará. Te lo aseguro. Bendiciones y perdoná a quienes te traicionaron!!!

  3. Hola Cristina. ¡¡Bienvenida!! Gracias por tus palabras de bendición. Nos alegramos muchísimo al saber que estás siendo bendecida.

  4. Hola Luz Marina. ¡¡Bienvenida!! ¡Qué tema!!! La iniquidad. Nunca me habían pedido un tema así. No te prometo nada, pero si escuentro algún buen tema al respecto o si escribo alguno yo, lo publico. Gracias por compartir!!! Te bendecimos.

  5. La página es excelente. Megustaría que escribieran todo lo concerniente a la Iniquidad. Los estudios que ustedes tienen.
    gracias. Dios los continue bendiciendo y los guarde.

  6. Hola Stephany. ¡¡Bienvenida!! ¡Gracias por considerar edificante la página!! Y gracias por tu comentario sobre chequear la palabra Dios del slogan. Sinceramente no nos habíamos dado cuenta ya que el «estilo» del slogan es todo en minúsculas (salvo la letra inicial de la frase). En los próximos días estará cambiada. Pero, permitime ampliar tu comentario y decirte que más importante que la palabra «escrita» (y es realmente importante) es que Dios sea el Dios con mayúsculas en nuestras vidas, en nuestras decisiones y en todos nuestros caminos.
    Gracias Stephany por compartir ¡¡te bendecimos!!!

  7. Dios le bendiga.

    Me agrada su página, es muy edificante.

    Quiero exhortarles que por favor, sin ofender, den una chequeadita a la palabra Dios que está escrita en su eslogan, ya que tengo por conocimiento, para la gloria de Dios, que cuando nos vamos a referir al Dios altísimo, al creador de los cielos y la tierra debemos hacerlo escribiendo Dios con mayúscula al empezar y no es un asunto de religión o de gramática, si no de conocimiento y reconocimiento, el cual lo suministra la Biblia cuando hace referencia al Dios altísimo, Jehová (Génesis 1:1) y en minúscula a los dioses paganos o falsos (Jueces 6:31).

    Recuerden solo es una Exhortación.

    Es que para mi Dios merece todo el reconocimiento, la gloria y la honra.

    Dios le bendiga.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre