Estudios Bíblicos – Los Dones Espirituales 1

 

 

Los Cinco Ministerios

Efesios 4:11-16. Estos cinco dones ministeriales vienen de Jesús y sólo él los puede dar según su voluntad. Estos cinco ministerios no se pueden anhelar ni pedir. Son dados por el Espíritu a quien Él quiere.

 

El propósito de los cinco ministerios es:

  • Perfeccionar a la iglesia.
  • Edificar a la iglesia.
  • Conducir a la iglesia a la unidad y conocimiento de Cristo.
  • Prevenir a la iglesia del error.
  • Conducir a la iglesia a la madurez espiritual.

Los cinco dones son para la iglesia (vs.12). El resto de los dones espirituales complementan a los cincos dones ministeriales.

Esta tremenda tarea no puede ser llevada adelante por un solo hombre, sino que se necesita de un equipo (vs.11).

 

Los Cinco Dones Ministeriales

1. Don de Apóstol.

O ministerio apostólico. Es la capacidad dada por el Espíritu Santo a algunos miembros del Cuerpo de Cristo para liderar y ejercer autoridad espiritual sobre creyentes y congregaciones que reconocen dicha autoridad de manera voluntaria.

La función del apóstol no se limita a una determinada iglesia y su autoridad no depende del puesto o cargo que tenga en el momento. No es un funcionario eclesiástico ni ejerce un mando jerárquico, es un siervo de Cristo y un agente del Reino de Dios.

Son pastores de pastores, para ayudarlos a superar sus crisis, frustraciones, pecados, desengaños, ataduras, necesidades de sabiduría y consejo, etc.

Para más estudio ver: Mt.10:2-15. Hch.8:14-25, 14:14. Ro.11:13, 16:7. 1º Co.12:12, 28-29. Gál.2:8.

2. Don de Profecía.

Es una capacidad especial que Dios da a algunos miembros del Cuerpo de Cristo para recibir directamente del Espíritu Santo una palabra de revelación para la iglesia, el creyente o la nación.

Mediante la profecía se transmite un mensaje de edificación, exhortación o consolación. También puede ser de reprensión, salvación, advertencia o juicio (1º Co.14:24-25).

Este don se debe juzgar para saber si la profecía es de Dios. El mensaje no reemplaza a la revelación bíblica ni la contradise (Dt.13:1-10, 18:20-22, 1º Co.14:29-32, 1º Tim.6:3-5, 1º Tes.5:20-21).

El ministerio profético, a diferencia del don, establece dirección sobre acontecimientos del futuro (Hch.11:27-30, 21:10-11). Entrenamiento del Cuerpo (Ef.4:11-12). Confirmaciones (Hch.20:22-23, 21:4-11). Y transferencia espiritual (Hch.19:6).

3. Don de Evangelista.

Es una capacidad especial que Dios da a algunos miembros del Cuerpo de Cristo para explicarle el Evangelio a personas no creyentes, de tal manera que se conviertan y lleguen a ser miembros del Cuerpo de Cristo (Mt.4:17,19, 10:7-8. Hch.5:42, 8:4-6, 25-40, 10:36, 11:20, 13:5, 14:13-21, 15:35, 16:10. Ro.10:14-15.  Ef.3:8-9).

El ministerio evangelístico, a diferencia del don se refiere a quienes capacitan al Cuerpo de Cristo en la evangelización. A quienes entrenan en evangelismo y enseñan estrategias evangelísticas recibidas por el Espíritu Santo. Son los entrenadores de aquellos que tienen el don o que, como testigos, también quieren predicar.

4. Don de Enseñanza.

O ministerio de magisterio. Es una capacidad especial que Dios da a algunos miembros del Cuerpo de Cristo para instruir, explicar y presentar las verdades bíblicas, o asuntos importantes para la salud y el crecimiento de la iglesia, de tal manera que los creyentes entienden y aprenden, aplicando la enseñanza a sus propias vidas.

Lo característico del don de la enseñanza es el hecho de que otros verdaderamente aprenden. El propósito de la enseñanza es perfeccionar y guiar a la madurez a los demás creyentes (Ef.4:11-14, Col.1:28).

Quien tiene este don no está satisfecho con las explicaciones superficiales y sospechas de las ideas y conceptos nuevos hasta que son probados bíblicamente. Por lo tanto, al maestro se le exige más preparación y madurez, por la gran responsabilidad que se le ha dado (Hch.15:35, 18:24-28. Ro.12:7. 1º Co.12:28-29. Tit.2:7-8).

5. Don de Pastor.

O ministerio pastoral. Es una capacidad especial que Dios da a algunos miembros del Cuerpo de Cristo para hacerse responsable personalmente del cuidado espiritual de un grupo de creyentes, durante un largo tiempo.

No es necesario estar al frente de una iglesia para tener el don de pastor. Un maestro de células o red de niños, un líder o encargado de un grupo pequeño, si tiene el don, puede ejercitarlo con ese grupo que le ha sido dado.

El pastor enseña, cuida, protege del error, guia, ejerce autoridad, reprende, y es ejemplo (Hb.13:7, 17, 1°Tes.5:12-13, 1°Tim.4:11-16, 1°P.5:1-5). Y evalua permanentemente la salud de la iglesia (Jn.10:1-15. Hch.20:28-31).

El pastor debe ser diligente y estar atento a su rebaño (Prov.27:23), mostrando especial interes por el crecimiento de las nuevas ovejas. Experimenta gran satisfacción con los logros de los demás y los festeja como propios.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro «Sus Dones Espirituales»

Por C. P. Wagner

Adaptado por Edgardo Tosoni

Lee Los Dones Espirituales 2

Lee Los Dones Espirituales 3

Lee Los Dones Espirituales 4

Lee Los Dones Espirituales 5

4 Comentarios

  1. por que dice usted, que los apostoles son pastores de pastores, para ayudarlos a superar sus crisis, frustraciones, pecados, desengaños, ataduras, necesidades de sabiduría y consejo,….en que se basa.

    • Hola Carloa7. ¡¡Bienvenido!! Me baso en el libro de los Hechos. Lee atentamente lo que hacia al apóstol Pablo, él no solo predicaba el evangelio. Él fundaba iglesias, establecia líderes (pastores), los ministraba, y volvía al tiempo para supervisarlos, corregirlos, etc. Me baso en sus cartas a las iglesias, 1º y 2º Corintios, por ejemplo. Bendiciones!!!!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre