Estudios Bíblicos – Ofrendas Generosas 3

 

Continuemos.

En el tema anterior comenzamos a hablar sobre las Ofrendas de Honra. Y dijimos que a diferencia de las ofrendas generales, estas ofrendas tienen un propósito específico: son dadas como reconocimiento, como honra, como alabanza para aquellas personas que nos lideran y pastorean porque sus vidas nos ministran y bendicen.

Pero primero hablamos de aprender a honrar al Señor.

¿Practicaste en esta semana honrar y alabar al Señor?

¿Apartaste tiempo para adorarlo y alabarlo?

Si aprendes a honrar al Señor podrás honrar a las personas que él ha escogido. Si no aprendes a honrar al Señor te costará mucho honrar a las personas.

 

3. Honremos A Quienes nos Pastorean y Mentorean.

Algunas personas no tienen problemas con la enseñanza de honrar a Dios (aunque no lo honren), pero se les revuelve el estómago cuando hablamos de honrar a los pastores y líderes. Piensan inmediatamente en todos los defectos que tienen, en todos los errores que cometen, en que no se lo merecen, etc. Esas personas tienen tres grandes problemas:

A. Sólo piensan en sí mismos. A ellos hay que darles. A ellos hay que bendecirlos. A ellos hay que visitarlos. A ellos hay que orarles. A ellos hay que comprenderlos y escucharlos. Pero ellos no dan, no bendicen, no oran, no comprenden y no escuchan.

B. Creen que tienen todo el derecho del mundo de reclamar, exigir, criticar, hablar mal, cuestionar y demandar a los pastores y líderes. Y enojarse contra ellos y hacerse los ofendidos. Pero ellos no dan, no bendicen y no honran.

C. Ignoran lo que enseña la Palabra de Dios. Dios nos enseña a honrar a quienes nos pastorean y cuidan espiritualmente.

A. María honró al Señor derramando sobre él un perfume carísimo (equivalente a 10 meses de sueldo de un trabajador).

B. Daniel fue honrado por ser un hombre espiritual (Dn.2:46-48). Y lo mismo José (Gn.41:38-45).

C. Aarón fue vestido con vestiduras de honra y hermosura (Ex.28:2).

D. Los pastores (ancianos) deben ser tenidos por digno de doble honor (1º Tim.5:17-18).

E. Los que presiden (pastores y líderes) y hacen trabajo espiritual deben ser reconocidos y valorados (1ºTes.5:12-13).

F. Pablo fue honrado por su ministerio espiritual (Hch.28:7-10).

G. Pablo enseña a sujetarse y a reconocer a las personas espirituales (1º Co.16:15-18).

 

4. ¿Cómo los Honramos?

No esperemos a que se mueran para decir que eran hombres y mujeres excepcionales y dejar flores en el cementerio. Hoy es el día para honrarlos.

¿Cómo? Con ofrendas voluntarias, generosas y de corazón.

Los honramos con dinero, con mercadería, con ropa nueva, con un auto 0 Km., y con todo aquello que el Espíritu de Dios ponga en nuestros corazones.

Son ofrendas de reconocimiento, ofrendas de alabanza, semillas que siembras en las personas maduras que bendicen tu vida. En tus mentores. En tus padres espirituales. No es un regalo. No es una ayuda. No es una dadiva. No es una obligación. Es una siembra.

Por Edgardo Tosoni

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre