Estudios Cristianos – Reconocimiento de una Conexión de Oro 1

 

Tú no puedes tener éxito sólo.

  • Las relaciones son un mandato.
  • Las relaciones son un privilegio.
  • Las relaciones son inevitables.

Las relaciones pueden ser el Eslabón de Oro para cada milagro fuera de lo común y experiencia de gozo en tu vida. «Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo. Porque si cayeren, el uno levantará a su compañero; pero ¡ay del solo! Que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante. También si dos durmieren juntos, se calentarán mutuamente; más, ¿cómo se calentará uno solo? Si alguno prevaleciere contra uno, dos le resistirán; y cordón de tres dobleces no se rompe pronto» (Eclesiastés 4:9-12).

La más Poderosa Ley del Universo requiere de dos. Nada es más efectivo en la tierra contra los espíritus demoníacos que la Ley del Acuerdo. «Que todo lo que atéis en la tierra, será atado en el cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo. Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos» (Mateo 18:19-20).

Hay cinco Clases de Relaciones necesarias para completar tu misión en la tierra:

  • Los Mentores – quienes te cambian.
  • Los Protegidos – quienes te desafían.
  • Los Amigos – quienes te confortan.
  • Los Enemigos – quienes te promueven.
  • Las Conexiones De Oro – quienes te unen.

El Reconocimiento de tus Conexiones de Oro puede liberar olas de favor fuera de lo común y milagros en tu vida. Si fallas en reconocerlas como regalos de Dios, abortarás mil milagros.

 

Aquí están 30 hechos que tú debes saber acerca de tus Conexiones de Oro.

1. Una Conexión de Oro es Cualquier Persona que Dios usa Para Ligarte con un Cambio Deseado.

2. Tú no Puedes Tener Éxito sin una Conexión de Oro. Dios las usa. Dios jamás te permitirá tener éxito por ti mismo (Eclesiastés 4:9-12).

3. Tu Conexión de Oro no Será Necesariamente un Amigo Personal. El copero se olvidó de José por dos años. La crisis de Faraón estimuló su memoria. No se consideró a sí mismo un amigo personal de José, aunque éste fue usado por Dios en su vida. Dios usó al copero para ligara a José y a Faraón.

4. La Conexión de Oro Puede que te Ligue por un Momento y no de por Vida. Felipe fue el Eslabón de Oro del eunuco etíope con Dios. Pero luego de su conversación, jamás vemos una relación posterior (Hechos 8).

5. La Conexión de Oro Puede Requerir que Tú la Persigas. Noemí fue la Conexión de Oro entre Rut y Booz. Pero Rut la siguió. «Respondió Rut: No me ruegues que te deje, y me aparte de ti; porque adondequiera que tú fueres, iré yo, y dondequiera que vivieres, viviré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios.» Rut 1:16.

6. La Conexión de Oro Puede que Intente Desanimar tu Relación con Ella. Noemí instruyó a Rut: «Vuelve tú con tu cuñada» (Rut 1:15). Pero Rut rehusó aceptar cualquier desánimo. Ella fue persistente.

7. Quienes te Rodean Pueden Intentar Detener tu Relación con tu Conexión de Oro. Cuando el ciego clamó a Jesús, fue instruido por los que lo rodeaban que se callase. Pero él reconoció que Jesús era su Conexión De Oro para su sanidad. Su persistencia creó la relación.

8. La Conexión de Oro Puede que sea Intimidatoria Para Ti. Cuando Mardoqueo le pidió a Esther que se acercara al rey, ella se mortificó. Estaba prohibido entrar a la presencia del rey sin ser invitado. Pero el futuro que deseaba era más fuerte que su complejo de inferioridad. Tú debes reconocer que tu futuro es más importante que tus sentimientos.

9. Tu Conexión de Oro Puede que no se Reconozca a sí Misma Como una Conexión de Oro. Booz no fue detrás de Rut. Rut lo reconoció como la Conexión de Oro y se hizo a sí misma accesible a él (Rut 3:7-18).

10. Tu Conexión de Oro Puede Parecer Desinteresada en tu Relación con Ella. La mujer con doce años de flujo de sangre «Avanzó hacia Jesús». Él no fue tras ella. Ella se extendió a Él. Él parecía indiferente hacia ella. Cuando ella fue sanada, Jesús percibió que virtud había salido de Él. «¿Quién ha tocado mis vestidos?» (Marcos 5:30).

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “La Ley del Reconocimiento”

Por Mike Murdock

Lee Reconocimiento de una Conexión de Oro 2

Lee Reconocimiento de una Conexión de Oro 3

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre