Mensaje Navideño – El Próximo Año Será Mejor 1

 

Pasaje clave: Zacarías: 2:1-4.

Esta es una promesa de Dios para nuestra vida. Cuando Dios se mete en tu vida no hay límites que te puedan detener, vas a ser una ciudad sin muros. Promesa de Dios para nosotros.

En primer lugar: Yo afirmo que el año que viene va a ser mejor porque es promesa de Dios.

Dios dijo que iremos de gloria en gloria y de poder en poder, o sea, es lógico espiritualmente que el año que viene te vaya mejor que éste, porque dice la palabra que iremos de gloria en gloria y de poder en poder. Yo lo creo.

Dice la palabra que seremos como la luz de la aurora que va en aumento. ¿Cuántas van a aumentar el año que viene? Vas a crecer el año que viene, no porque se me ocurra a mí, no porque vos uses mi fe, sino porque hay una promesa de parte de Dios que te dice, que todos los hijos de Dios iremos en aumento, vamos a crecer como la luz de la aurora y la palabra de Dios es absoluta y es la verdad.

Cuando Dios te dice que a vos te va a ir mejor, ponele la firma, a vos el año que viene te va a ir mejor, te lo dice el mismo Dios, y cuando Dios promete algo, Dios lo cumple. El año que viene va a ser mejor que éste, lo decretamos porque la palabra de Dios ya lo prometió, amén.

En segundo lugar, yo afirmo que el año que viene va a ser mejor porque no vamos a comenzar de cero, hay algo que vos lograste en este año en las distintas áreas de tu vida. Quiero que pienses en lo que lograste:

¿Cuántos lograron algo en la vida emocional?

¿Cuántos lograron algo en la vida física?

¿Cuántos lograron algo en la vida económica?

¿Cuántos crecieron en la vida espiritual?

Vos tenés una base hoy, no vas a partir de cero para el año que viene, vos hiciste un crecimiento, maduraste en este año, hay algo que aprendiste, hay algo que dejaste de hacer que te hacía mal, hay algo que empezaste a hacer que te está haciendo bien, hay cosas que vos obtuviste, hay cosas que deseabas y ya Dios te las dio, hay milagros que Dios hizo en tu vida, hay fe que creció dentro tuyo. Hay pedidos que te atreviste a hacer que antes no te atrevías.

No vas a partir de cero, por eso te va a ir mejor el año que viene, primero porque Dios te lo prometió en su palabra y la palabra de Dios es sí y amén.

Eso que adquiriste este año, eso que lograste es un escalón, hoy estás más arriba que el otro año, por lo tanto como vas a estar más arriba, el año que viene vas a estar mejor. Yo crecí, y quiero decirte que vas a partir de una base, y esa base es tu semilla que dará fruto al ciento por uno, y eso que aprendiste en este año, esa madurez que tenés, esa decisión que tomaste, es algo que Dios plantó en tu vida, y lo que Dios planta nadie lo puede desarraigar. Todo lo que Dios plantó en tu vida nadie te lo va a quitar, lo que es tuyo es tuyo, lo que lograste ya está arraigado en vos, ya echó raíces, no tengas miedo.

¿Y si lo pierdo?, ¿y si no me dura?, ¿y si alguien me lo saca?, ¿y si por una tontería mía hago un mal negocio y lo pierdo? Lo que es mío es mío, lo que Dios plantó nadie lo desarraiga. Lo que Dios plantó en mi nadie lo desarraiga.

En tercer lugar: el año que viene va a ser mejor porque le voy a quitar los límites a Dios.

Este año hemos logrado cosas, pero aunque hemos logrado cosas siempre dentro nuestro hay un límite, los seres humanos somos especialistas en poner límites, hay ciertas cosas que no nos atrevemos a imaginarnos, hay ciertas cosas que no nos atrevemos a orar, tal vez este año te atreviste a hacer una oración un poco distinta, pero hay una oración mejor todavía que podemos hacer pero, ¿qué tenés que hacer para lograrlo? Tenés que quitar límites.

En el pasaje bíblico dice que fue alguien y quería medir la ciudad para ver que ancho y que largo tenía y se fue con el cordel de medir. Somos especialistas para medir todo, medimos las bendiciones, medimos las cosas negativas, medimos la vida de los demás, medimos los logros, vivimos midiendo todo, medimos nuestra fe, y Dios te dice, si el año que viene querés que te vaya mejor, tenés que soltar tu medida, tenés que soltar tus límites, porque siempre vivimos poniendo límites a Dios, a veces no nos damos cuenta que le ponemos límites a Dios, pero vivimos haciéndolo.

(CONTINÚA…)

Por Alejandra Stamateas

Lee El Próximo Año Será Mejor 2

Lee El Próximo Año Será Mejor 3

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre