hay-poder-en-su-lenguaEstudios Bíblicos – Hay Poder en su Lengua 1

 

Años atrás, muchos años atrás, yo tenía miedo de volar. Hasta podía ver un avión y temblaba. Sabía tener tanto miedo y temor de volar, que no podía ni pensar en subirme a un avión. Deje que le diga, ¡era un terror! ¡pánico! Yo tenía ataques de pánico cuando solo pensaba subirme a un avión… El diablo sabía que yo iba a volar por todo el mundo…Pero yo siempre decía, «No, yo no quiero volar. No, yo no quiero volar. No, No Creo que el avión se va caer. Yo no me voy a subir porque me voy a matar». 

Estaba cavando mi propia fosa porque hay poder en la lengua.

Así que un día, Dios me mostró que yo podía cambiar mi manera de vivir. Así que empecé a decir lo que Dios dice, «Todo lo puedo en Cristo. «Hasta puedo subirme a un avión en el nombre de Jesús. ¡Puedo volar sin temor!» Y continuaba diciendo eso, diciendo eso… Y un día, el día D llegó… Cuando se acaban las vueltas. Y yo andaba caminado, estaba por volar y yo estaba: «Puedo volar, puedo volar, puedo volar, puedo volar. No tendré miedo. Dios me cuidará. Él me cuidará. Dios me cuidará. Dios me cuidará.»

¡Y lo hice! Pensé bueno, será un jet y me llevará rápido… Pero no, era un avión de hélices. Me subí al avión y me aferré al asiento… Y dije «todo lo puedo en Cristo. Yo no tengo miedo de volar.»

Estaba trémulo, temblando y sudando. Pero no iba a decir lo que el sudor decía. Tenía que decir lo que Dios decía: «Todo lo puedo». Pues, ayudé al avión a levantarse de la pista. Lo levanté. Y luego, lo guié todo el camino hasta el aeropuerto. Finalmente., el piloto y yo encontramos la pista. Y me aferré a ése asiento y ayudé a aterrizarlo, justo en el medio.

Y el diablo me decía, llegaste hasta aquí pero no podrás regresar. Le respondí «Todo lo puedo en Cristo». Y quiero que usted sepa que con mi confesión corrí al espíritu de miedo a volar; y ahora puedo hasta dormir en el avión y volar por todo el mundo. Acabo de regresar de la India. ¡¡¡Me encanta volar!!! ¡Todo lo puedo en Cristo que me fortalece! Amén.

La muerte y la vida están en el poder de la lengua.

¡¡Hay poder en su lengua!! Cuando usted dice: «Bueno mis hijos nunca podrán hacer mucho». Nunca ponga ésa clase de veneno en sus hijos. “Bueno, mi esposa, no sirve para nada”. “Bueno mi esposo no es bueno”. Nunca digas eso. Eso es veneno, es veneno.

No use palabras para describir la situación. Use palabras para cambiar la situación. No use palabras para describir lo mala que es…, use palabras para cambiar lo malo. Esto no es poder mental sobre las cosas, debes usar las palabras de Dios.

¿Podrías creerle a Jesucristo, la cabeza de la Iglesia?

Escucha lo que Él dice, en Marcos 11: «Respondiendo Jesús dijo. Tened fe en Dios. Porque de cierto os digo, que cualquiera…». Esto incluye a todos. «Cualquiera que dijere a este monte, quítate, y échate en el mar; y no dudare en su corazón, sino que creyere que será hecho lo que dice…, lo que diga le será hecho».

¿Se dio cuenta? Él habló de «creer», una sola vez y de «decir» tres veces. Cualquiera que dijere a éste monte.

¿Qué es un monte? Es su problema, es su enfermedad, es su pobreza. Es la pila de deudas. Es todo lo que tenga que enfrentar en la vida. Es la tormenta terrible, la oscuridad, la depresión que viene sobre ti.

¿Qué es lo que Jesús dice que hay que hacer? Él dijo «Cualquiera que dijere», dijere a éste monte. No ores al monte, háblele al monte. Aprenda a hablarle. Cambie lo que dice.

(CONTINÚA…)

Por John Osteen

Lee Hay Poder en su Lengua 2

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre