Todos los animales del valle se dieron cita en la ladera de la montaña para observar de cerca los restos de la testaruda oruga. Según ellos, yacía ahí el animal más audaz del valle. Era un monumento a la insensatez, digno de alguien que murió por un sueño irrealizable.

Una mañana de sol radiante, los animales se congregaron alrededor de lo que se había convertido en una advertencia para los atrevidos. De pronto, quedaron atónitos. Aquel caparazón duro comenzó a quebrarse y, con asombro, vieron la antena y los ojos que no podrían ser los de la oruga que creían muerta. Poco a poco, todos observaron los colores maravillosos de una hermosa mariposa.

No hubo nada que decir, todos intuían lo que sucedería. La mariposa iría volando hasta la gran montaña y realizaría su sueño; el sueño por el que había vivido, por el que estuvo dispuesta a morir y por el que había vuelto a vivir. ¡Todos se habían equivocado!

PARA PENSAR Y PRACTICAR

He aquí algunos principios básicos para la concreción de sueños:

Arriésguese a hacer algo nuevo. Si hace lo que siempre ha hecho, obtendrá los resultados que siempre ha obtenido. Si quiere llegar a donde nunca llegó, tendrá que hacer lo que nunca hizo.

No deje que su visión muera en el tiempo de la espera.

Enfrente sus dificultades desde arriba. ¿Cuáles son sus problemas? Los israelitas tenían que cruzar un mar sin botes y trepar grandes muros sin escaleras (Hebreos 11:29-30). ¿Parece desesperada su situación? Así era la de ellos, pero Dios no los abandonó.

Sueñe con lo que podría y debería ser. Debe permitir que su mente salga de los límites de lo que es y comience a crear un cuadro mental de lo que podría ser. La persona que logre más cosas no siempre será la más talentosa ni la mejor educada; será la que se niegue a poner entre paréntesis sus pensamientos.

No permita que el cómo se interponga en el camino de lograr el qué. Las personas que concretan sueños buscan oportunidades mucho antes de tener a su disposición los medios y los planes.

No apunte a una vida común, los grandes nunca la tuvieron.

No le ponga límites a Dios, y Dios no le pondrá límites a su fe.

Cada uno de nosotros tiene un sueño por cumplir. Sí, usted y cada uno de los suyos tiene un sueño en el corazón. Viva intensamente para concretarlo. No se deje amedrentar por los críticos de turno y, si al intentarlo se da cuenta de que no puede con los recursos que posee, quizás necesite hacer un alto para experimentar una verdadera metamorfosis con la ayuda de Dios y entonces, con otro aspecto, mejores posibilidades y fuerzas renovadas, lo logrará.

Lectura bíblica: «¡Qué tristeza da que los deseos no se cumplan! ¡Y cómo nos llena de alegría ver cumplidos nuestros deseos!» (Proverbios 13:12).

«El que desea tener sin trabajar, al final no consigue nada. ¡Trabaja, y todo lo tendrás!» (Proverbios 13:4).

Extracto del libro “Familias Con Futuro”

Por José Luis y Silvia Cinalli

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre