hijos-con-caracterFamilias Cristianas – Hijos Con Carácter 2

 

Continuemos.

También puede ser de mucha bendición que cuando asistas con tu hijo a la iglesia le pidas a algún pastor que ore por su vida. Tal vez tu hijo no entienda acabadamente lo que el pastor le transmite espiritualmente cuando ora por su vida, pero sin lugar a dudas, esta acción traerá grandes resultados.

Para que tus hijos sean obedientes y logren en sus vidas aquello que desean recordales que lo anterior dependerá justamente de que se junten con personas que le añadan valor. No olvides que tus hijos siempre te están mirando por lo que pondrán su atención en la manera en que te desenvolvés con aquellas personas que son negativas para tu vida. Por ejemplo, verán como terminás una relación que no te está haciendo bien y observarán con qué tipo de personas te juntás, quiénes son de tu confianza y quiénes no, quiénes pueden entrar a tu casa y quiénes no.

A continuación, te invito a que hagas otra oración a favor de tus hijos: «Señor, declaro que vas a limpiar el mundo emocional y social de mis hijos. Decreto que a partir de hoy se van a juntar con gente que les añada bendición y valor a sus vidas, en el nombre de Jesús. Amén».

 

3. «Cachorro de León».

Así se refirió Jacob al dirigirse a su hijo Judá. Esta expresión representa a aquellos hijos tranquilos que aprenden a actuar seguros porque pueden confiar en sus padres. Este respaldo de sus progenitores es lo que les permitirá liderar, dado que esa será su herencia. Por el contrario, los hijos se vuelven inseguros en hogares donde hay desorden emocional, problemas económicos, divorcios, enfermedades crónicas, violencia, adicciones, el alcohol, etc. Estos chicos suelen pedir perdón, pero no cambian su conducta, quieren que los padres confíen en ellos, pero no hacen nada para ganarse esa confianza y culpan a los otros en lugar de aceptar su propia responsabilidad.

Para evitar que tus hijos se crean siempre víctimas de las circunstancias enseñales que aprendan a aceptar que también tuvieron parte en aquella situación negativa que le atribuyen al otro. Por ejemplo, si una de tus hijas te dicen: «Me fue mal porque la profesora era mala», decile: «Quizás te fue mal porque no estudiaste lo suficiente». Imitando lo que ven de los adultos, muchas veces los chicos le echan la culpa al docente, a sus padres, al pastor o a sus amigos, porque se niegan a asumir sus errores. Por ese motivo, tenés que ocuparte de enseñarles a tus hijos a asumir sus propios errores. Nunca aceptes que tengan un espíritu de víctima, porque de lo contrario vas a criar hijos sin responsabilidad.

Impartiles seguridad a tus hijos y asignales responsabilidades según la edad que tengan. Cuando son pequeños son como cachorros de león, es decir que necesitan que los supervises y observes cómo van cumpliendo sus responsabilidades. Sin embargo, si reciben el estímulo adecuado y realizan las tareas como corresponde, llegarán a ser adultos libres y responsables. Nunca olvides que para ser libres primero tenemos que ser responsables.

Es lamentable que todavía las madres les sigan diciendo a sus hijos: «Cuando venga tu padre, él decidirá este asunto». Pensá: si las decisiones las toma solo el padre, ¿cuál es entonces la responsabilidad de la madre? Al actuar de esta manera, la madre se desentiende de la crianza de sus hijos y carga toda la responsabilidad de la educación en el padre. Asumí tu rol y enseñales a tus hijos el sentido de la seguridad y de la responsabilidad.

No hagas todo por ellos ni les tengas lástima diciendo: «Pobrecito, quedate tranquilo que yo lo soluciono» o «Mejor lo hago yo, porque no vas a poder hacerlo solo». Por el contrario, otorgales responsabilidades de acuerdo a su edad y alentalos a que puedan lograr las cosas por su cuenta. Al mismo tiempo, procurá que sean como cachorros de león que saben que sus padres estarán supervisando lo que hacen y que les brindarán ayuda y cuidado en el caso de que lo necesiten.

Te invito a que repitas la siguiente oración: «Señor, enseñame a darles seguridad a mis hijos para que corran riesgos con sabiduría y sepan que todo lo que se propongan lo van a lograr».

(CONTINÚA…)

Por Bernardo y Alejandra Stamateas

Lee Hijos Con Carácter 3

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre