Familias Cristianas – La Motivación Para el Apropiado Cuidado del Cuerpo 1

 

Si en este mundo de comidas no nutritivas les dieran a elegir a los niños, ellos serían atraídos hacia todo tipo de bocado equivocado. Mucho de lo que comemos ha sido enmascarado, procesado, cambiado, alterado y ha quedado con poco valor alimenticio. Pero a los niños no les importa eso. Ellos sólo quieren comida que luzca, huela y sepa bien, y si la han visto anunciada en la TV, eso está aún mejor. Y si tienes un cónyuge como el mío, que ama la comida no nutritiva y la trae a casa para él y los niños, enfrentas incluso una situación más difícil.

Yo supe que estaba en problemas el día que llegué al hogar, después de dejar esa tarde a mi bebé de diez meses de nacido con su padre, y encontrar un refresco gaseoso en el biberón del bebé. Comprendí entonces que la oración era mi única esperanza.

Hice mi mayor esfuerzo por hacer lucir apetitosas las comidas saludables, e intenté enseñar a mis hijos los hábitos de alimentación apropiados. Incluso estaba dispuesta a sufrir la crítica de ellos.

—Yo odio esto. Somos las únicas personas en el mundo que no tienen algún alimento «no nutritivo» en su cocina —dijo mi hijo lleno de disgusto.

—Somos tan saludables que me enferma —dijo mi hija con lágrimas en sus ojos.

Porque yo creo que «Mejor es un bocado seco, y en paz, que casa de contiendas llena de provisiones»  (Proverbios 17:1), es que no he hecho tanto escándalo de este tema como me gustaría. Sé que no puedo forzar a mis hijos a escoger alimentos saludables cuando no estoy alrededor para recor­dárselos. Tan solo el poder de Dios por medio de la oración puede hacer la diferencia.

Casi todo el mundo lucha de alguna manera, en el área del cuidado apropiado del cuerpo. Sin embargo, por causa de los libros que he escrito sobre salud y los videos de ejercicios que he hecho, he podido estar en contacto con un sin número de personas que luchan seriamente con este tema, incluso hasta el punto de un agonizante sufrimiento y derrota.

Nosotros hacemos daño a nuestros hijos al no apoyarles en oración, y si no les dirigimos e instruimos en prácticas de salud, para que ellos no terminen con este tipo de miseria.

Si tus hijos son jóvenes, comienza orando por ellos para que sean atraídos a alimentos saludables y que deseen hacer ejercicios y tomar buen cuidado de sus cuerpos. Si no lo haces, cuando sean adolescentes ya posiblemente habrán desarrollado malos hábitos y la situación puede irse de control con facilidad. Vemos esto en los desórdenes alimenticios que están haciendo epidemia entre los adolescentes y muchachas de edad universitaria y que ahora se están viendo con más frecuencia entre los varones.

Comienza a orar antes de que aparezcan algunos de estos síntomas.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “El Poder de los Padres Que Oran”

Por Stormie Omartian

Lee La Motivación Para el Cuidado del Cuerpo 2

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre