Familias Cristianas – Vivamos Libres de la Falta de Perdón 2

 

Continuemos.

¿Cómo perdona el hijo al padre que le golpeó? ¿Cómo perdona la madre al conductor borracho que mató a su hija? ¿Cómo perdona la joven al tío que abusó de ella? ¿Cómo puede alguien mostrar misericordia para uno que es despiadado?

No pueden por completo, a menos que entren en la presencia del Señor y entiendan su completo perdón. No hay nada como las lágrimas de gozo y la libertad que sentimos, cuando llegamos a ese lugar del completo perdón ante el Señor. Da vida porque renueva todo nuestro ser.

La Biblia dice: “Una cosa hago; olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús” (Filipenses 3:13-14)

No podemos avanzar en nuestras vidas y con todo lo que Dios tiene para nosotros, si estamos atados y encadenados al pasado. Ni tampoco pueden nuestros hijos. Jesús dijo: «Bie­naventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia» (Mateo 5:7).

Oremos para que nuestros hijos muestren compasión y así nada limite la misericordia de Dios hacia ellos. Clamemos para que sean personas que digan: «Te perdono» siempre que se presente la oportunidad.

Oremos para que la amargura y la falta de perdón no se conviertan en una pared entre Dios y nosotros y obstaculice nuestras plegarias. No tenemos tiempo para eso. Hay dema­siadas oraciones que hacer.

 

Oración por tu Hijo.

“Señor, oro para que ayudes a……………………………………………… (nombre del niño) a vivir perdonando de continuo. Enséñale la profundidad de tu perdón para que pueda perdonar con libertad a otros. Ayúdale a tomar la decisión de per­donar basada en lo que Tú nos has pedido que haga­mos y no en sentimientos momentáneos. Que pueda entender que el perdonar no justifica las accio­nes de la otra persona; al contrario, le hace a él libre. Ayúdale a entender que sólo tú sabes la historia completa de nuestras vidas, y por eso no tiene el derecho de juzgar.

Señor, tu Palabra dice: «El que ama a su hermano, permanece en la luz, y en él no hay tropiezo. Pero el que aborrece a su hermano está en tinieblas, y anda en tinieblas, y no sabe a dónde va, porque las tinieblas le han cegado los ojos» (1 Juan 2:10-11). Muéstrame las áreas por las que camino en falta de perdón. No quiero eso en mi vida. Anhelo ver con claridad y saber a dónde me dirijo. Imploro eso también por mi hijo. Que él siempre camine en la luz del amor y del perdón. Ayúdale a perdonar a los miembros de la familia, amigos, y demás. Enséñale a entregarte a ti el pasado para que pueda poseer todo lo que tú tienes para él. No permitas que guarde resentimiento, amargura, y enojo, sino ayúdale a que entregue de inmediato esos sentimientos a ti, tan pronto surjan.

Oro para que él se perdone a sí mismo por los momentos de fracasos, y que jamás te culpe por lo que sucede en esta tierra y en su vida. Yo oro de acuerdo a tu Palabra para que ame a sus enemigos, bendiga a los que le maldicen, haga bien a los que le aborrecen, y ore por los que le ultrajan y persiguen, para que él pueda disfrutar de todas tus bendiciones (Mateo 5:44-45). En el nombre de Jesús yo oro para que viva en la plenitud de tu perdón hacia él y pueda caminar en la libertad del perdón en su propio corazón”.

Extracto del libro “El Poder de los Padres Que Oran”

Por Stormie Omartian

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre