Predicaciones – Algo Que Toca el Corazón de Dios 2

 

Continuemos.

El corazón de los padres busca aliento, consuelo, dirección, vida y valoración en el materialismo externo, vacío y absorbente. El corazón de los hijos ha abandonado el amor a los padres y busca en los amigos, la fantasía, la pandilla, las drogas, el libertinaje sexual y el dinero fácil, el amor y el respeto, la dirección y el propósito que perdieron en su propio hogar. ¡Ambos corazo­nes tienen que volverse el uno hacia el otro! No se puede ser padre sin hijos, ni se puede ser hijo sin padres. ¿O es que acaso se puede ser río sin agua?

En muchas casas, conste que no digo «hogares», se vive la cultura del odio, la desobediencia, los gritos, la falta de respeto, la deslealtad, la indiferencia, los abusos, los golpes, las violaciones y toda clase de ejemplos inmorales. El esposo llega borracho a golpear a la esposa. Los hijos usan drogas robándole dinero a sus padres. A los padres les preocupa más derramar lágrimas por las tristezas y amarguras de la prota­gonista de la telenovela, que por las necesidades de sus hijos. Las calificaciones de los muchachos son malas. Las deudas de los padres son cada vez mayores… Las relaciones sexuales se han tomado salvajes y se han convertido en un placer irresponsable. Cada día se manifiesta más el fantasma del divorcio. Cada día las penumbras del suicidio se sacian cada vez más de las vidas apenas frescas de los adolescentes. Cada día las llamas de ese infierno se avivan con más fuerza.

La respuesta a este caos la tenemos en Jesucristo y es necesario que el mundo lo conozca. Puesto que la Iglesia no puede ser mejor que las familias que la forman, debe preocu­pamos la restauración de la familia como institución creada y guiada por Dios mismo. ¿Qué hacer ante tal disyuntiva?

 

La Evangelización de las Familias.

En casi todas nuestras cruzadas hacemos mucho énfasis en la familia y su evangelización. Tenemos noches donde minis­tramos a las familias y también tenemos noches donde ministramos a los jóvenes, así como cruzadas paralelas para niños. Nosotros, igual que Dios, creemos en la evangelización de las familias porque Dios está en el bendito negocio de «bendecir a todas las familias de la tierra».    

Me maravilla el relato de Pablo y sus discípulos yendo a una ciudad donde no había una sinagoga judía. Un día Pablo y Silas se van al río donde acostumbraban a estar las mujeres judías y allí predican la Palabra. Luego, se libera a una jovencita de su opresión satánica. Esto lleva a los dos evange­listas a la cárcel donde sufren en ese sitio incomodo,  bajo la furia de los latigazos. Allí vemos a Pablo ante el hombre que cuida esa cárcel, ese que quizás fue el mismo varón macedonio que vio en visión. El carcelero se entrega a Cristo y lo mismo hace su familia. Y esto nos hace llegar a una conclusión: el terremoto que abrió las puertas de la cárcel no era para liberar a Pablo y a Silas sino para liberar al carcelero y su familia.

Queremos ver individuos lavados en la sangre de Cristo. Hogares transformados por su poder y su presencia. Iglesias que nacen a causa de muchas familias que se entregan a Cristo. Iglesias establecidas fortaleciéndose porque la vida de sus familias también ha crecido «en gracia y conocimiento del Señor». Ciudades saturadas con la Palabra y el amor de Dios y naciones cambiadas para la gloria del Padre eterno.

Dios nunca le dijo a Abraham: «En ti bendeciré al pueblo de Israel, ni en ti bendeciré a las iglesias de la tierra», pero sí le dijo: «Y serán benditas en ti todas las familias de la tierra» (Génesis 12.3).

Cuán importante es que en estos días se levanten siervos de Dios y congregaciones para contrarrestar los medios de comunicación masiva, liberales, sin temor de Dios, que ata­can la estructura y los valores de la familia, tal y como los concibe la Palabra de Dios. Cuán importante, repito, es que siervos de Dios y sus congregaciones se empeñen en rescatar esos valores, a vivirlos y a ser parte del proceso de sanidad que Dios nos envía a esta maltrecha tierra.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “El Poder de su Presencia”

Por Alberto Mottesi

Lee Algo que Toca el Corazón de Dios 3

Lee Algo que Toca el Corazón de Dios 4

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre