“Le dijo Tomás: Señor, no sabemos a dónde vas; ¿cómo, pues, podemos saber el camino?” (Juan 14.5)

Para saber cuál es el camino, debemos saber primero a dónde queremos llegar. Hoy muchos transitan distintos tipos de caminos pero sin haber definido claramente a dónde se dirigen.
Hay quienes escogen el camino por el camino en sí mismo y no porque los conduzca a donde desean llegar.
Ejemplo: Toman la ruta 2 porque está buena, y terminan en Mar del Plata, no porque deseaban ir allá, sino porque el camino les pareció lindo, fácil, despejado, cómodo y conocido.
El problema se suscita cuando Mar del Plata no era la voluntad de Dios para sus vidas.
Por favor, primero definí a dónde querés llegar en cada área de tu vida y recién después emprendé el camino más adecuado para llegar allí.

  • Definí la familia que deseás construir.
  • Definí la carrera laboral que anhelás desarrollar.
  • Definí la economía que esperás tener.
  • Definí el ministerio que soñás realizar. 

Y, una vez que definiste bien el lugar al que deseas llegar, ocupate de escoger el mejor camino para llegar allí, el mejor camino para vos, conforme las destrezas que Dios te dio. Hay distintos tipos de caminos para llegar a tu destino, necesitás emprender el que más te favorezca conforme tu personalidad y conocimiento, para transitar de forma inteligente.

No te olvides que en cuanto a la salvación existe un solo camino, y este es Jesucristo, pero en cuanto a otros destinos hay variedad de posibilidades.

Activá en tu vida el GPS, el sistema de posicionamiento global y, por favor, no te pierdas porque te merecés llegar a donde Dios te quiere llevar.

Yo bendigo tu vida para que puedas definir claramente a dónde querés llegar en cada área de tu vida, y para que sepas elegir el mejor camino para llegar allí con la bendición de Dios.

Por Daniel González

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre