Pasaje Clave: “Pero parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y cuál a treinta por uno” (Mateo 13.8)

Una semilla, en la tierra inadecuada, no da fruto por mejor que sea.

El Evangelio es la mejor semilla, sin embargo, si no cae en un corazón receptivo, no produce fruto. Nadie como Jesús para hacer milagros, sin embargo no pudo hacer muchos milagros en Nazaret a causa de la incredulidad de los nazarenos.

Vos podés ser la mejor semilla, pero si estás sembrado en la tierra inadecuada, no vas a dar fruto por mejor que seas.

  • Además de ser un buen empleado, trabajá en una empresa que valore a su gente.
  • Además de tener un llamado misionero, congregate en una iglesia que misione.
  • Además de tener un buen comercio, desarrollalo en el lugar adecuado.
  • Además de ser un buen administrador, generá recursos abundantes.

Por favor, no esperes a que la tierra cambie, cambiá vos de tierra y sembrate en la que sea más productiva para tu vida.

Evaluá cuánto fruto produce lo que hacés y, si hacés todo lo que está de tu parte, pero rendís el 30 % o el 60 % en vez del 100 %, necesitás cambiar de tierra.

No te olvides que, por mejor semilla que seas, si estás en la tierra inadecuada, no darás el fruto esperado.

Recordá que hay un montón de buenas tierras esperando buenas semillas como vos, salí y encontrala. Dios está de tu lado.

Yo bendigo tu vida para que puedas sembrarte en la mejor tierra para vos, conforme los dones y talentos que Dios te ha dado, y siempre puedas dar fruto abundante.

Por Daniel González

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre