“Una cosa he demandado a Jehová, ésta buscaré” (Salmos 27.4)

La Nueva Versión Internacional dice: “Una sola cosa le pido al Señor y es lo único que persigo”.

Este es un tremendo principio de sabiduría para poder avanzar en la vida, aplicándolo dejarás de remar y colocarás un motor fuera de borda en todo lo que hagas. La mayoría de las personas no se dedican a buscar lo que le están pidiendo al Señor, es decir, no se alinean con Él en aquellas cosas que desean alcanzar.

Le piden a Dios una casa, pero se compran un automóvil.

Le piden a Dios cancelar deudas, pero siguen consumiendo en forma desmedida.

Le piden a Dios aprobar un examen, pero malgastan su tiempo.

Le piden a Dios un nuevo trabajo, pero no salen a buscarlo.

Le piden a Dios paz en el hogar, pero discuten por cualquier cosa.

Le piden a Dios más de su presencia, pero no lo buscan a diario.

Por favor, rompé con la maldición de la incoherencia en tu vida, de pedirle algo al Señor y no buscarlo, o lo que es peor, de pedirle a Dios una cosa y a la hora de actuar buscar otra. Si no estás dispuesto a buscar lo que pedís, es decir, a perseguirlo, no lo pidas porque terminarás frustrado por no actuar en consecuencia. Aquellas cosas que le pedimos a Dios deben ser nuestra hoja de ruta a la hora de actuar cada día, para de esta manera ser coherentes con Él y con nosotros mismos.

Yo bendigo tu vida para que te dediques a perseguir eso que le pedís a Dios y de esta manera puedas alcanzar aquellas cosas que te has propuesto y con las que el Señor quiere bendecirte.

Por Daniel González

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre