Finanzas – Préstale Atención a Las Contrataciones

 

Pasaje clave: “Con tu sabiduría y con tu prudencia has acumulado riquezas, y has adquirido oro y plata en tus tesoros. Con la grandeza de tu sabiduría en tus contrataciones has multiplicado tus riquezas; y a causa de tus riquezas se ha enaltecido tu corazón” (Ezequiel 28.4-5).

Para crecer y desarrollarnos económicamente es fundamental tener sabiduría y prudencia, requisitos que poseía el rey Salomón.

La sabiduría y la prudencia en el manejo de nuestras finanzas no solo nos permiten generarlas, sino además mantenerlas en el tiempo, al invertirlas de forma adecuada. La sabiduría también nos permite realizar contrataciones de tal manera que se multipliquen nuestras riquezas.

En los negocios, la venta es solo la mitad del éxito, la otra mitad consiste en la compra. Por medio de las compras se pueden multiplicar los recursos haciendo una diferencia para abajo.

Dios tiene poder para hacer la diferencia para arriba o para abajo, esto es proveyendo recursos para comprar algo o haciendo que esto baje de precio para que pueda ser adquirido con los recursos existentes.

Cuando en tu economía hogareña te falta algo y vas al almacén de la esquina a comprar, por lo general terminás pagando más caro las cosas, es decir, el almacén no te salvó, sino que el almacenero se salvó con vos.

Existen miles de libros sobre ventas, pero muy pocos sobre compras, será por eso que hay comerciantes que son muy buenos vendedores pero muy malos compradores en su rubro. La clave está en desarrollar destreza en ambas puntas, tanto en la vendedora como en la compradora, para poder así desarrollar sabiduría integral para los negocios.

También la sabiduría y la prudencia alejan la soberbia de nuestra vida y permiten que nos acordemos de quién nos da el poder para hacer las riquezas, esto es Dios. No solo hay que saber hacer riquezas, sino también saber ser rico, para que nuestro corazón no se termine enalteciendo y terminemos en rebeldía para con Dios.

Yo bendigo tu vida con sabiduría y prudencia, para que siempre le puedas dar el primer lugar a Dios y además puedas desarrollar contrataciones que te permitan crecer a vos y a tu familia.

Por Daniel González

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre