Pasaje Clave: “Y Jehová me respondió, y dijo: Escribe la visión, y declárala en tablas, para que corra el que leyere en ella” (Habacuc 2.2).

La diferencia entre idea y proyecto es que la primera es un pensamiento acerca de algo que se quiere hacer. Lo segundo es una meta debidamente desarrollada, a alcanzar.

Un proyecto debe estar puesto por escrito, y contener todos los datos que requiere para ser concretado. Muchas personas tienen ideas, pero pocos tienen proyectos, por eso pasan los años y no concretan las cosas en su vida.

Desarrollar un proyecto es tedioso, el desarrollarlo o no demuestra nuestro interés y nuestro compromiso con él. No es casualidad que cuando le digo a una persona: “Esta idea que me acabás de comentar traémela en una carpeta convertida en proyecto”, no vuelva más.

El soñar sin proyectar no concreta el proyecto, por el contrario, definir claramente cómo se instrumentará lo que quiero hacer, hace que se pueda concretar verdaderamente.

Lo primero para concretar un proyecto es tener un proyecto para ser concretado.

  • Definí claramente tu proyecto.
  • Desarrollalo por escrito de forma detallada y concreta.
  • Definí quiénes se ocuparán de su ejecución.

Yo bendigo tu vida para que puedas tener proyectos y no solamente ideas y, de esta forma, poder avanzar en aquello que Dios puso en tu corazón.

Por Daniel González

Artículo anteriorDevocional Diario – CONSTRUYENDO EL ALTAR: PONIENDO EL BUEY
Artículo siguienteVideos – ¿TE ATREVES A SOÑAR?
Psicólogo, docente, consultor familiar, conferencista y autor (Verdades Que Sanan, Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes). Trabajé con la niñez y la formación de maestros de niños. Fui pastor de adolescentes y jóvenes por más de 10 años. En la actualidad me dedico a enseñar, escribir, dictar conferencias y dirigir www.devocionaldiario.org y www.desafiojoven.com, donde millones de personas son alentadas, edificadas y fortalecidas en su fe. Casado y padre de tres hijos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre