Guerra Espiritual – La Liberación es el Pan de los Hijos 4

 

Continuemos.

La Liberación es un Ministerio de Jesús.

La señal de Jesús para indicar que el Reino de Dios había llegado fue el ministerio de la liberación, echando fuera demonios. En Mateo 12.30, Jesús dice algo importante: «El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama».

Muchas veces, hemos usado este verso para evan­gelizar diciéndole a las personas: «¿estás con Jesús o en contra de Jesús? Pero, en el contexto de este versículo, Jesús se está refiriendo al ministerio de echar fuera demonios.

Hay cristianos que creen en los ministerios de la predicación, la enseñanza, la sanidad y los milagros; pero cuando se toca el punto del ministerio de la liberación, se incomodan. Lo que Jesús está diciendo en el texto anterior es: si estás conmigo, no solamente tienes que estar en la predicación, en la sanidad, en la enseñanza, sino también en la liberación, que es uno de los ministerios que traje a los hombres, para la gloria de mi Padre.

El ministerio de liberación expone todo aquello que está oculto dentro del corazón del hombre. Es un ministerio que opera bajo el discernimiento del espíritu, más que en cualquier otro ministerio. Si a usted no le gusta este ministerio es porque hay un problema en su corazón. Eso no significa que usted no sea salvo y que no vaya al cielo; usted sí va al cielo. El tema es que muchos ministros, aunque saben que el pueblo necesita liberación, no quieren tocar este tópico. De la manera como usted responda a la palabra de Dios, se revela lo que hay en su corazón.

Jesús siempre tuvo el ministerio de liberación, porque Él fue ungido  por su Padre  para libertar a los cautivos. Él espera que usted y yo creamos en todo lo que el regalo de la salvación conlleva: la sanidad interior y física, los milagros, la prosperidad y muchos regalos más. Es un paquete completo.

Muchas personas no quieren predicar ni hablar de liberación porque es la parte más controversial del ministerio de Jesús. Pero Jesús dijo: si no estás conmigo en este ministerio, estás contra mí. Si estás conmigo hasta el final, ésta será la prueba: que creas y prediques bajo el poder del ministerio de la liberación. Si usted puede echar fuera demonios, no tendrá pro­blemas en hacer cualquier otra cosa para Dios.

La Liberación.

El ministerio de la liberación ha sido mal entendido ¡por muchos creyentes, debido a que se han tocado muchos extremos en lo que respecta a este ministerio. Hay personas que ven demonios por todos lados, mientras que otros creyentes acreditan todo lo que sucede en sus vidas sólo a las manifestaciones de la carne.

¿Cuál es la diferencia entre una obra de la carne y una opresión del enemigo?

¿Qué es la carne? Es la vieja naturaleza adámica, el viejo hombre, la naturaleza carnal, ella describe la naturaleza que hemos heredado de Adán.

Aunque el problema del pecado original es universal, muchas de las personas de esta raza caída han llegado a estar bajo el poder de los demonios. Si el ser humano no hubiese pecado, nunca hubiera sido vulnerable a la invasión de los demonios en su vida.

Los científicos dicen esto: «Cuando un cuerpo saludable es atacado por células cancerosas, su sistema inmunológico las identifica y las ataca; como resultado, estas células cancerosas no pueden dañar el organismo». Eso mismo es lo que pasa con los demonios. Ellos siempre tratan de atacar a las personas, pero cuando la persona está saludable inte­riormente, el sistema inmunológico espiritual los identifica y los ataca; no pueden tomar control. Cuando la persona no está saludable emocional ni espiritualmente, es vulnerable al ataque de los demonios.

 

¿Carne o Demonio?

El remedio para vencer la carne es la crucifixión. Nuestro viejo hombre ha sido crucificado. El apóstol Pablo dijo que había sido crucificado con Jesús. A través de toda la Biblia, se nos enseña qué hacer con nuestra vieja naturaleza, con el hombre viejo, y esto es: negarnos a nosotros mismos, tomar nuestra cruz y seguir a Cristo cada día (Romanos 6.6, Gálatas 2.20).

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Sanidad Interior y Liberación”

Por Guillermo Maldonado

Lee La Liberación 5

Lee La Liberación 6

2 Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre