Guerra Espiritual – Puertas Abiertas, Entrada Para los Demonios 2

 

Continuemos.

3. Los Traumas o Fuertes Impactos Emocionales.

Cada vez que un trauma toma lugar en la vida de una persona, puede convertirse en una puerta abierta para que el enemigo venga a oprimir, a obsesionar o a posesionar una vida. Es por esta razón, que es necesario tomar las medidas necesa­rias para sanar el trauma y cerrar esa puerta rápidamente.

Tomemos como ejemplo a una niña que fue abusada por otra mujer cuando tenía 10 años. Cuando esta niña llegó a ser adulta, empezó a practicar el lesbianismo a causa del abuso sexual. Ella tenía deseos de estar con mujeres aunque sabía que era pecado; era algo compulsivo que no podía controlar. El abuso del cual ella fue víctima le abrió la puerta a la influencia de un espíritu de lesbianismo.

Las personas abusadas en el área sexual toman dos tendencias: el sexo se les vuelve incontrolable y compulsivo o se vuelven frígidas y toman el sexo como algo asqueroso. Pero, tenemos buenas noticias: Jesucristo vino a deshacer las obras del diablo. «El que practica el pecado es del diablo, porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo» (1 Juan 3.8).

En la mayoría de las liberaciones hechas en nuestro ministerio, hemos notado que los demonios entran a las personas durante la niñez. Sin lugar a dudas, sabemos que ése es el tiempo de mayor debilidad de los seres humanos. Los padres cristianos necesitan comprender sus responsabilidades para proteger a sus hijos y, también, para saber cómo liberarlos de opresiones demoníacas. La primera pregunta que siempre hacemos a las personas es «cómo fue su relación con sus padres». Esta pregunta abre las puertas para entrar a la ministración.

 

4. Prácticas de Ocultismo, Brujería y Falsas Religiones.

La causa principal del ocultismo y la brujería es la idolatría. Dios claramente dijo que odiaba la idolatría de toda clase. Todo lo que incluya cual­quier actividad de adorar a otros dioses es una puerta abierta para entrar en ocultismo, brujería y hechicería. También, es una forma de entrada de demonios en las personas. Cualquiera que visita a una brujo, hace un pacto con el enemigo ya sea directo o indirecto. Ese pacto hay que romperlo aun cuando se haya recibido a Cristo como nues­tro Señor y Salvador para que el enemigo no tenga derecho legal en nuestras vidas. El castigo que paga una familia por la idolatría va hasta la cuarta generación, pero se corta cuando se conoce a Jesús y se ora rompiendo la maldición.

«No tendrás dioses ajenos delante de mí. No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen» (Éxodo 20.3-5).

 

5. El Rechazo.

El rechazo es otra puerta abierta para el enemigo, ya sea que haya tomado lugar desde el vientre de la madre, en la etapa prenatal por influencias negativas, tales como: deseo por parte de los padres de abortarlo, que el bebé sea producto de una relación fuera del matrimonio o que alguno de los padres sea irresponsable. También, cuando los padres tienen favoritismo entre sus hijos, cuando en el hogar hay contiendas y el ma­trimonio está a punto de romperse; cuando los cónyuges están amargados o no tienen tiempo para sus hijos. Todo esto provee una atmósfera perfecta para la presencia y actividad demoníaca

«Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa» (Santiago 3.16).

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Sanidad Interior y Liberación”

Por Guillermo Maldonado

Lee Puertas Abiertas 3

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre