Hombres Cristianos – La Sexualidad de tu Esposa 1

 

El sexo no es solo el impulso más fuerte de un hombre sino también una de sus mayores necesidades. (Quizá ya lo sepas.) En mi libro “El Poder de la Esposa que Ora”, coloqué aquellas cosas que al principio son de importancia para el hombre. «Su sexualidad» es el cuarto capítulo. (No lo coloqué en el primer capítulo porque, después de todo, este es un libro cristiano.) Ahora, co­loqué al principio las cosas que son de primordial importancia para la mujer. Y es por esta razón que «Su sexualidad» cae cerca del medio.

Existe una razón para que la sexualidad no se encuentre entre los primeros lugares en la lista de las mujeres, como la de los hom­bres, y creo que se debe a que para la mujer, la sexualidad es un asunto muy complejo. Para ella es extremadamente difícil sepa­rarse de sus emociones, recuerdos, pensamientos y experiencias, y comportarse de una manera estrictamente física. Ella no procura satisfacer solamente su necesidad física, también existe la necesidad emocional.

La sexualidad de tu esposa está ligada a dos cosas:

  • Cómo se siente en cuanto a su persona.
  • Cómo se siente en cuanto a ti.

La manera en que una mujer se siente en cuanto a su persona tiene mucho que ver con el trato que recibió de los hombres a través de su vida. No se dará valor si la abusaron, no le prestaron atención, despreciaron, ofendieron, violaron o simplemente no la valoraron. Aunque no fuera su esposo quien perpetró tal cruel­dad, le será difícil responder a él a causa de la mala experiencia que sufrió. Tan injusto como esto parezca ser, si una mujer no se siente atractiva o sexy, es muy difícil que actúe como tal. No obstante, el hombre puede asegurarle a su esposa lo atractiva que es para él y cuánto la ama y sentirse hermosa y amada hará que la mujer desee disfrutar con su esposo de las maneras más íntimas.

Lo que tu esposa sienta hacia ti, si está airada, no te perdona, desilusionada, herida o amargada, afectará inmensamente su de­seo de tener intimidad. Si la heriste de una u otra manera, aunque fuera sin la más mínima intención, causará que se aparte de ti físi­camente en actitud de autoprotección. No importa que la hirieras hace treinta días y que no pensaras más en eso durante los últimos veintinueve días. Si en su alma el asunto no se resolvió de forma sa­tisfactoria, la relación sexual se verá afectada. Cuando ella está enojada contigo, la intimidad es lo más lejano en su mente.

Para una mujer el sexo es producto del afecto. Ella no desea ser afectuosa con un hombre que la hace sentir herida y desprecia­da. Y aunque a un hombre le es posible desempeñarse sexualmente sin involucrar las emociones, no sucede así con una mujer. Lo puede hacer, pero la hace sentir como que debían pagarle por ha­cerlo. La verdadera sexualidad de una mujer está ligada a cuán amada y valorada se sienta, y le es muy difícil entregarse a alguien que la hizo sentir mal.

La confianza también es un enorme factor en una relación sexual exitosa. Tu esposa necesita confiar en ti. Ella puede tolerar errores en otras áreas, siempre y cuando esté segura de que eres honesto. Si alguno de ustedes violó la confianza del otro, ora para lograr un verdadero arrepentimiento, perdón y sanidad. Una mu­jer nunca entrega por completo su cuerpo, mente y emociones a un hombre en quien no confía.

Si en tu relación ocurrió la infidelidad sexual, necesitas las ora­ciones y el apoyo de asesores cristianos que sean maduros, califica­dos, dignos de confianza y que crean en el poder de Dios para transformar, renovar y restaurar por completo. Debe haber una completa confesión y arrepentimiento de tal traición, y debe pro­curarse el perdón. Ora para que la pureza sexual se restaure en el corazón de cada uno de ustedes, y para que la fidelidad se convierta en un estilo de vida intransigente. Si este no es el caso, las heridas sin resolver los acompañarán al lecho matrimonial. En esta área debe haber una sanidad completa para que se res­taure la confianza y solo Dios puede sanar sus vidas y restaurar di­cha confianza.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “El Poder del Esposo que Ora”

Por Stormie Omartian

Lee La Sexualidad de tu Esposa 2

Lee La Sexualidad de tu Esposa 3

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre