Hombres Cristianos – Domino Versus Tiranía 6

 

Continuemos.

¿Sabes tú qué se necesita para que un esclavo sea esclavo? Fuerza y miedo. Estos son los elementos que están dominando en muchos hogares. La Biblia dice: «El perfecto amor echa fuera el temor» (1 Juan 4:18). Esto significa que si un hombre tiene que llenar de miedo a una mujer, a fin de forzarla a que haga algo que él quiere, entonces, él no sabe lo que es el amor.

Lee Efesios 5:22. Hasta en tanto un hombre está actuando como el Señor, la mujer debe estar en sumisión a él. Yo nunca he visto a Jesucristo cacheteando a ninguno de Sus hijos. Yo nunca he visto a Jesucristo maldiciendo o gritándole a Su pueblo. No importa lo que le hacemos a Jesús, Él siempre está listo para perdonarnos. Esta es la manera como los maridos necesitan tratar a sus esposas.

Sin embargo, es muy probable que la mitad de todos nosotros como hombres no merecemos la sumisión de nuestras esposas. Jesús le dijo a Su iglesia, que es Su novia: «Nunca te dejaré; ni te desampararé» (Hebreos 13:5). Pero, algunos hombres se pasan toda la noche fuera de su casa, y cuando regresan, quieren que sus esposas cocinen para ellos. Ellos han abandonado a su esposa y a sus hijos espiritualmente y emocionalmente, y en ocasiones, aun económicamente, pero ellos todavía quieren la sumisión. Esto es un pecado, hombres. Ustedes no merecen esta sumisión. La sumisión no depende de lo que ustedes dicen. Depende de la forma como ustedes viven.

¿Acaso tú has creído en el Señor Jesucristo como tu Salvador personal? Muy bien. Antes que tú fueras salvo, ¿alguna vez Jesucristo se te acercó y te empujó contra la pared, apretándote del cuello, y diciendo: «Si tú no crees en Mí, te voy a mandar directo al infierno?» El no hizo esto. De hecho, lo más probable es que Él te esperó durante mucho tiempo. Cuando tú estabas involucrado en tu absurda manera de vivir, Él nunca te forzó para que lo aceptaras. Él nunca tuvo que romper tu puerta para entrar. Él es muy amable. Él convence a la gente en una forma muy calmada. Él no nos presiona. Él sólo nos muestra Su amor.

Así que, un día tú te das cuenta, y dices: «Este amor es sobrecogedor», y tú aceptas Su amor. Tú deseaste seguir a Jesús. Una de las cosas que yo amo acerca de Jesús es que Él nos llama para que lo sigamos. No pone una cuerda alrededor de nuestro cuello, y nos jala con ella. Él guía, y nosotros lo seguimos. Si estamos siguiendo a alguien voluntariamente, entonces, no estamos siendo forzados en contra de nuestra voluntad.

¿Alguna vez has estado siendo guiado por un guía de turistas dentro de una caverna? Tú te sometes a su autoridad porque él conoce el camino a través de esos túneles oscuros. Por supuesto, tú puedes regresar en cualquier momento, aunque probablemente tú vas a tropezar con algunas paredes, y vas a lastimar tus pies y a raspar tus rodillas, debido a que tú no estás familiarizado con la caverna. Sin embargo, el punto es que tú puedes regresar cuando tú quieras. Y esto es lo que Dios está tratando de decirnos.

Jesús nunca nos fuerza a someternos a Él. Todo lo que Él siempre les dijo a Sus discípulos es «Síganme». Esto es exactamente lo que los esposos están supuestos a decirle a sus esposas: «Cariño, sígueme». Esto es lo que es realmente la sumisión. Ahora bien, una mujer podrá decir: «Yo no quiero ir hacia dónde tú te diriges». Tú tal vez vas en la dirección de hacer dinero y de adquirir prestigio mientras que, al mismo tiempo, tú estás ignorando a Dios y a tu familia.

Tal vez te estás dirigiendo hacia el punto de destruir tu salud con las drogas y con el alcohol. Tal vez te estás matando a ti mismo por medio de vivir sólo para las fiestas y para desperdiciar tu tiempo tontamente. Tu esposa no quiere seguirte bajo estas condiciones, y tú no puedes esperar que ella lo haga.

¿Sabes tú por qué nos mantenemos siguiendo a Jesús? Se debe a que Él sabe adónde se dirige. Él sabe cómo llegar ahí, y Él es el único Camino, y, además, nos gusta adónde Él se dirige.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Entendiendo el Propósito y el Poder de los Hombres”

Por Myles Munroe

Lee Dominio Versus Tiranía 7

Lee Dominio Versus Tiranía 8

Lee Dominio Versus Tiranía 9

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre