La Oración – El Cuadro de Honor de Dios 4

 

Continuemos.

Cómo Apropiarse De Jabes.

«Y Dios le concedió lo que pidió» (1º Crónicas 4:10).

Le desafío a que haga parte de la experiencia diaria de su vida la oración de Jabes y sus bendiciones. A fin de plantearse este reto le sugiero que siga con toda firmeza y sin vacilar el plan que le diseño aquí para los siguientes 30 días. Al finalizar este período, va a notar cambios significativos en su existencia, y la oración estará en el camino de convertirse en un hábito lleno de te­soros que durará toda la vida.

1. Ore la oración de Jabes todas las mañanas y man­tenga un registro de su súplica diaria mediante un calenda­rio o un cuadro que hará especialmente con este propósito.

2. Escriba la oración y péguela en su Biblia, en su agenda, en el espejo del baño o en alguna otra parte que le recuerde su visión nueva.

3. Vuelva a leer este libro una vez por semana en el curso del próximo mes, y pídale a Dios que le muestre conceptos importantes que quizá haya pasado por alto.

4. Háblele a otra persona acerca de este compromiso o pacto con su nuevo hábito de oración y pídale que verifi­que los resultados.

5. Empiece a mantener un registro de los cambios en su vida, sobre todo de las citas divinas y las oportunidades nuevas que pueda relacionar directa­mente con la oración de Jabes.

6. Comience a pronunciar la oración de Jabes por su familia, sus amigos y su iglesia local.

Claro está que lo que usted sabe acerca de esta u otra oración, no le va a producir nada. Lo que sabe sobre li­beración no le liberará de nada. Puede colgar la oración de Jabes en cada pa­red de todos los cuartos en su casa y nada va a pasar. Solo lo que usted cree sucederá y, por lo tanto, lo que hace será lo que suelte el poder de Dios para usted y originará un cambio en su vida. Pero cuando actúe, entrará a lo mejor de Dios para usted. Soy una prueba viviente.

 

El Resto de la Historia.

Ya relaté cómo la decisión de orar por una obra mayor para Dios le dio nueva direc­ción y calidad a mi vida. Permítanme ahora contar el resto de la historia.

Mi esposa y yo dimos nuestro primer paso para hacer de la oración de Jabes un punto regular de nuestra jornada espiritual en aquella cocina amarilla, en Dallas, mientras una tormenta de Texas golpeaba los vidrios de las ventanas. Anhelábamos alcanzar más para producir y llegar a ser todo cuanto Dios pensaba para nosotros. Sin embargo, no sabíamos qué sucedería.

A medida que transcurren los años en el ministerio Caminata Bíblica, nuestras, una vez débiles, oraciones co­menzaron a fortalecerse porque ¡el Señor nunca ha deteni­do sus respuestas! Puedo recordar cuando teníamos 25 o 30 conferencias bíblicas anualmente. Este año Caminata Bíblica dirigirá más de 2500, 50 cada fin de semana. En este momento, el ministerio publica 10 revistas mensuales con el propó­sito de ayudar a los individuos y a sus familias a crecer y desarrollarse en la Palabra de Dios todos los días. Hace poco superamos la marca de cien millones de ejemplares publicados.

El objetivo de estas cifras no es impresionarlo. Comparto la historia porque es muy personal y, al menos para
mí, una evidencia abrumadora de cuánto pueden hacer la gracia de Dios y la oración de Jabes.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “La Oración de Jabes”

Por Bruce Wilkinson

Lee El Cuadro de Honor de Dios 5

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre