La Oración – El Cuadro de Honor de Dios 5

 

Continuemos.

Ahora, Dios ha ensanchado nuestra fe una vez más. Hace poco nos encontramos haciendo una pregunta punto completamente distinta a: «Señor, te rogamos que ensanches nuestras fronteras», sino «Señor, ¿cuáles son tus fronteras? ¿Qué quieres hacer?»

Obviamente, los confines de Dios se extienden a toda la tierra. Con claridad absoluta, su voluntad total para nosotros consiste en que alcancemos el mundo, ¡aho­ra mismo! En consecuencia, nuestro equipo de liderazgo empezó a plantearse cómo podríamos participar para que esto se cumpliera. Pronto decidimos interceder con la pe­queña oración más grande que pudimos imaginar: «¡Oh Dios, permítenos alcanzar todo el mundo para ti!»

En enero de 1998, iniciamos WorldTeach (Enseñando al Mundo), engendrado en el vientre de la oración de Jabes. WorldTeach es una emocionante visión a quince años, cuya meta consiste en establecer el mayor cuerpo de docentes para la enseñanza bíblica en toda la tierra, 120000, un maestro de Biblia por cada cincuenta mil personas en el mundo. Mientras escribo esta sección final, estoy en la India con el objeto de enseñar a maestros de Biblia que vienen de seis naciones diferentes para lle­var la Gran Comisión a toda aldea, ciudad y país.

Simplemente al considerar lo que acontece, le puedo asegurar que Dios aún responde a quienes tienen un cora­zón leal y oran la oración de Jabes. En su segundo año, WorldTeach ya está operando en 23 naciones, en­tre las que se incluyen Rusia, India, Sudáfrica, Ucrania y Singapur, y preparado a 2500 maestros. Nuestra meta para el tercer año comprende treinta y cinco países y cinco mil docentes. Y vamos delante de nuestros planes. Un líder nacional de misiones me dijo que WorldTeach tuvo el lanzamiento más rápido de todos los ministerios cristianos en la historia.

Humanamente hablando, este tipo de desarrollo care­ce de explicación. Solo somos hombres débiles que busca­mos estar limpios y completamente rendidos a nuestro Señor, que queremos lo que Él quiere para su mundo y que avanzamos confiados en su poder y protección para ver que suceda ahora mismo. No sé cómo lo llamará usted, pero yo lo llamo: El mi­lagro de Jabes.

 

Redimidos Para Esto.

He visto algo asombroso que pasa en personas como us­ted, que siempre pensaron que Dios responde las oracio­nes valientes. Cuando el más simple rayo de fe resplandece en su espíritu, la calidez de la verdad de Dios le saturan y usted en forma instintiva quiere clamar: «¡Oh Señor, por favor… bendíceme!» Aprecio, en almas como la suya, un sentimiento creciente y una expectativa enor­me por lo que ha de venir.

Porque siempre sucede algo. Su expectativa espiritual sufre un cambio radical, aunque podría resultar poco nota­ble para alguien. Usted va a sentir una seguridad renovada en el poder y la realidad de sus oraciones porque sabe que ora conforme a la voluntad divina y para agradar a Dios. Percibe en lo más íntimo de su ser la rectitud de oraciones como esta. Usted sabe, sin duda alguna, que para esto lo redimió nuestro Señor: para pedirle a Él lo máximo en ta­maño que tiene para usted; y pedirlo con todas las fuerzas de su corazón.

Únase a mí para obtener esa transformación. Cambia­rá su legado y llevará bendiciones sobrenaturales por don­dequiera que vaya. Ahora mismo Dios liberará toda la potencia de su poder milagroso en su vida. Y para toda la eternidad, El derramará sobre usted su honra y su deleite.

La oración de Jabes: “Jabes invocó al Dios de Israel diciendo: ¡Oh, si en verdad me bendijeras, ensancharas mi territorio, y tu mano estuviera conmigo y me guardaras del mal para que no me causara dolor! Y Dios le concedió lo que pidió”.

Extracto del libro “La Oración de Jabes”

Por Bruce Wilkinson

2 Comentarios

  1. Gloria a Dios hermosas historias y de verdad quiero ser una servidora del Señor, pero me cuesta aprenderme las citas biblicas y Dios me ha bendecido abundantemente yo soy la que me he separado de El… y Dios te siga bendiciendo en su Ministerio y a su familia…. Todo esto me ha ayudado a pedirle al Señor con mas FE y con el corazon… Gracias por sus publicaciones y la Gloria para Dios….

    • Hola Cenaida. ¡¡Bienvenida!! Es una cuestión de práctica. Practica y practica y volvé a practicar hasta que logres aprendertelas. ¡¡Vos podes!!!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre