Un buen navegante ayuda a las personas a identificar su destino. En Be The Leader You Were Meant to Be (Sea el líder que se supone que fuera), Leroy Eims escribió: «El líder es uno que ve más que los otros, más allá que los demás, y antes que ellos». En el capítulo anterior, hablamos respecto a la importancia de presentar una visión del futuro de las personas para que puedan animarse a crecer. El próximo paso es mostrarles su destino de una manera más concreta. Muchos de los que están insatisfechos y desanimados se sienten así porque no se aferran a la visión para ellos. Dicen que: «Enterrar nuestros sueños es enterrarnos a nosotros mismos, porque realmente somos “el material del que están hechos los sueños”». Tiene que ayudar a otros a descubrir su sueño y entonces movilizarlos hacia él. Sin movimiento, no puede navegar. Y cualquier movimiento será progreso solo si es en dirección a la meta.

Quizás ya reconozca gran parte del potencial de las personas que trata de conducir, pero necesita conocerlas mejor. Para ayudarlas a reconocer la meta por la cual se esforzarán, le hará falta conocer lo que les interesa en verdad, lo que les motiva. Para hacerlo, averigüe lo siguiente:

A. ¿Qué los hace llorar? Para saber a dónde verdaderamente desean ir las personas, debe conocer lo que toca sus corazones. La pasión y la compasión son motivadores apremiantes. Se dice que las grandes mujeres y hombres de la historia lo fueron no por lo que se ganaron, sino por lo que entregaron de su vida para alcanzar la meta. Oiga con su corazón y es probable que descubra las cosas por las cuales otros están dispuestos a entregarse.

B. ¿Qué los hace cantar? Frank Irving Fletcher observó: «Ningún hombre puede realizar las cosas si su corazón es más pesado que su carga». Hay una gran diferencia entre las cosas que tocan los corazones de las personas y las que los abruman. A la larga, las personas tienen que dedicar mucha energía a lo que les da gozo. Buscar entusiasmo en las personas que conduce le dará otra pista de su meta propuesta.

C. ¿Qué los hace soñar? Napoleón Hill afirmó: «Encaríñese con sus visiones y sus sueños como si fueran los niños de su alma; los planos para sus logros definitivos». Si puede ayudar a las personas a descubrir sus sueños y creerlos en verdad, puede ayudarlos a cumplir su objetivo.

Extracto del libro “Seamos Personas de Influencia”

Por John C. Maxwell

(CONTINÚA… DALE CLICK ABAJO EN PÁGINAS…)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre