Mujeres Cristianas – El Legalismo te Anula Como Mujer 4

 

Continuemos.

Entonces, Dios lo durmió y del costado de Adán salió Eva, que ya existía. y cuando salió a la luz, Dios dijo: «Ahora la creación está completa». Luego, Dios le describe a Eva las consecuencias del pecado. Es así como Eva empieza una guerra entre su descendencia y la des­cendencia del enemigo. Dios le dice: «Este va a pegarte en el talón, pero tu simiente, lo que vas a parir, le va a aplastar la cabeza».

Mujer, no alcanza con que existas, tenés que ser manifestada. Cuando sean manifestados tus dones, tus talentos, tu fe, Dios dirá nuevamente: «La crea­ción está completa».

 

¿Por qué la Mujer es Mucho más Atacada por el Diablo que el Hombre?

Las mujeres tienen un discernimiento poderoso para saber cuándo el ene­migo va a atacar. Si leemos bien las escrituras nos vamos a dar cuenta que fue Eva la primera en decir: «Me engañó y comí», fue la primera en des­cribir al enemigo como engañador. Y es por este motivo que Satanás tiene un especial deseo en destruir a la mujer. Dios declara: «Yo voy a po­ner odio entre la mujer y Satanás».

Y este odio se refleja en estas estadísticas:

  • 800.000 mujeres son golpeadas por año en EE.UU. y 1.000 de ellas mueren por los golpes.
  • 450.000 mujeres sufren deterioro físico por mala alimentación en la infancia.
  • De los 1.300 millones de pobres que hay en el mundo, el 70% son mujeres.
  • Hay 2 millones de mujeres a las que se les van a extirpar el clítoris en África y Oriente Medio, para que no tengan deseo sexual.

Satanás odia a las mujeres y ha creado estrategias culturales para destruirlas.

Quizás hace años que vivís fingiendo ser «la chica 10», la mujer perfecta que nunca se equivoca. Sos también la hija perfecta, la hija que sale a hacer todo por su mamá y su papá, todo lo que sus otros hermanos también tendrían que hacer, pero no hacen, y así vos, sos la que cumplís con el rol de todos ellos.

Tal vez sos «la esposa intachable» porque sabés soportar todo lo que tu marido hace y no hablás, sólo callás, porque te enseñaron que tu deber es soportar y callar. Los otros te obligaron a vivir en esa función.

Fingís una imagen de perfección que termina trayéndote frustración inter­na, porque no podés lograr lo que realmente querés y esto sucede porque te estás mintiendo. Te mentiste y te mintieron tanto que si alguien te pregunta qué querés en la vida, respondés que no sabés.

Tenes que manifestarte. No podés seguir escondida dentro de tu esposo, de tu papá, o de los hom­bres cualquiera sea su rol.

Pero antes que nada, tenés que reconocer la verdad de tu vida, tenés que reconocer lo que estás viviendo y sacarlo a la luz: «Esto es lo que estoy vi­viendo», «Esta es mi realidad económica», «No puedo mentirme más econó­micamente»; «Esta es mi realidad social, matrimonial; esta es mi realidad como madre, como cristiana, como líder, como discípula o como pastora».

No sos una mujer perfecta, sos la mujer que Dios eligió para darle vida. Dios no elige mujeres perfectas, elige mujeres que le dicen: “Señor, a pesar de mi imperfección, yo te sigo, te amo y voy a hacer lo que me digas».          

Mujer, sos bienaventurada, sos bendecida cuando en tu espíritu no hay engaño. Y de la única  manera en la que vas a poder recibir la bendición es cuando dejás de mentirte a vos misma, cuando dejás de decir «pobrecita de mí», cuando comenzás a menguar vos. Entonces el Espíritu Santo en tu vida comienza a crecer y a tomar el control de lo que antes manejabas vos.

 

El Legalismo Impuesto a la Mujer en la Época de Jesús.

Dios, al ver cómo el hombre trataba a una parte de su creación, envía a Jesús para salvar y dar libertad a lo que Él había creado junto con el hombre: la mujer.

En aquellos días, tal como es hoy, existía un mundo y un sistema de pensamiento perverso y legalista en el cual la mujer era marginada y separada de los hombres por ser considerada de menor condición.

Jesús se encargó de derribar todas las barreras de separación entre ambos sexos que proclamaban la superioridad del hombre sobre la mujer.

Las mujeres fueron las últimas en dejar la cruz y las primeras en llegar a la tumba.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “El Legalismo”

Por Bernardo Stamateas

Lee El Legalismo te Anula Como Mujer 5

Lee El Legalismo te Anula Como Mujer 6

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre