Otro caso en el que te tenés que resignar es cuando hay violencia en la pareja. Entonces, si él te dice y te demuestra que no te ama, te da señales que no le interesa nada de vos, se va con mujeres, te maltrata o es violento, en ese caso no tenés que reconstruir sino resignarte, aceptar la verdad (que no te ama) y entender que con tu amor solamente no alcanza. Nunca podés seguir manteniendo una pareja donde hay golpes o abuso. 

¿Cuándo más hay que resignarse? Cuando uno pone mucho de su parte y el otro no pone nunca nada. Esta situación también es muy común. Vos fuiste a hacer terapia, viniste a la iglesia, creciste espiritualmente, cambiaste, le diste lo que él te pedía, le dijiste que sí a todo, lo mantuviste, te humillaste, y él nunca puso nada. Eso te está indicando que no te ama, que no quiere construir nada en esa pareja, entonces tenés que resignarte.  Hay mujeres que están con hombres «picaflores», por decirlo de alguna manera. ¿Conocés alguna que está con un hombre que se acostó con todas las del barrio? Esta mujer se dice a sí misma que está con el hombre más deseado y se siente orgullosa porque él vive con ella, por eso no le pone límites, le hace de mamá, y lo deja que salga con una y con otra con tal que vuelva a casita. Dice: «Yo me gané al más deseado. Puede estar con esta y con aquella, ¡pero siempre vuelve con mamá!». ¡Necesitás saber que muchas veces se gana más aprendiendo de la derrota!

Y la tercera opción por la que optan muchas mujeres es empecinarse: «Él tiene que volver conmigo. Vamos a volver a tener la familia que teníamos sí o sí. Él tiene que venir a mis pies otra vez, porque yo lo amo». Tenés que entender que eso no es amor. Si no te atrevés a hablarte la verdad, vas a vivir en un mundo de engaño y de mentira. Si describís con la palabra «amor» algo que no es amor, si ese hombre te fue infiel mil veces, pero vos insistís en querer que vuelva, que esté en tu casa, en que «la otra no se va a quedar con él», y lo hacés por orgullo o por competencia con la otra mujer, porque en realidad el hombre no te interesa y lo que cuenta es sacárselo, destruirle la vida para demostrar que sos mejor mujer que ella, las cosas no te van a salir bien.

Existen otras mujeres que se empecinan en que el hombre vuelva por miedo a que cambie su escenario. Ellas armaron su vida, su familia de determinada manera y ahora tienen miedo a cambiar de escenario. Por ejemplo, si siempre tuvieron una pareja maltratadora que les pegaba y las insultaba, van a pensar que otro hombre va a tratarlas de la misma manera, así que prefieren el malo conocido que el bueno por conocer, y optan por mantener todo en las mismas condiciones, con el mismo dolor, el mismo sufrimiento y el mismo maltrato por miedo a cambiar el escenario. 

Hay quienes quieren que él vuelva aunque les haya sido infiel dos millones de veces porque tienen baja estima. Sienten miedo y empiezan a poner excusas: «¿Y qué hago si me tengo que ir de esta casa?», «no sé si me voy a poder mantener sola», «no sé si voy a poder conseguir un trabajo para mantener a mis hijos», pero el miedo es otro. El miedo es su baja estima, porque consideran que no van a poder enfrentarse al mundo. Hay muchas mujeres que tienen el concepto de que si ese hombre se va, no van a amar a ningún hombre más. Pero yo quiero decirte que vos sos digna de amar y de ser amada, porque el amor no está afuera sino dentro de vos, y es tu decisión soltarlo o retenerlo. Hay mujeres a las que la pareja les dijo: «Solamente yo y nadie más te puede amar», y ella se creyeron esa mentira. Necesitás saber que sos hermosa, sos valiosa, y siempre vas a poder encontrar a alguien que te ame y a quien puedas amar.

Por Alejandra Stamateas

(CONTINÚA… DALE CLICK ABAJO EN PÁGINAS…)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre