Mujeres Cristianas – La Mujer es la Ayuda del Hombre 2

 

Continuemos.

La ayudante sólo está tratando de ayudarlo. Ella está tratando de decir: «Mira, la visión de Dios es que tú seas el líder espiritual para mí y para nuestros hijos; sin embargo, tú no puedes ser espiritual si tú no desarrollas tu vida espiritual». Así que el día siguiente ella dice: ¿»Cuándo vamos a orar»? El responde: «No me molestes ahorita. El Señor me dirá cuándo debo de orar». La ayudante está impedida de hacer su trabajo.

O supongan el caso que la mujer dice: ¿»Cuándo vamos a pagar la hipoteca»? Él contesta: «He estado pensando acerca de eso; déjame en paz». Al día siguiente ella dice: «Llamó el hombre acerca de la hipoteca». ¡»No me importa»! él dice. Ahora realmente él se está enojando contra su ayudante, siendo que ella sólo está cumpliendo aquello para lo cual fue creada.

Muchos de nosotros hemos crecido en sociedades donde los hombres creen que no necesitan ninguna ayuda. Por lo tanto, cuando la ayudante comienza a hacer aquello para lo cual fue creada, el hombre brinca totalmente las trancas, explota y destruye el don que está en la ayudante. El hombre necesita apreciar la función de la mujer como ayudante, y la mujer necesita discernimiento cuando está proporcionando esa ayuda.

Por ejemplo, si el esposo de una mujer pierde su trabajo o lo corren, y ella dice: ¿»Perdiste tu trabajo otra vez? Tú siempre estás poniendo a la familia en estas circunstancias tan malas», ella no está ayudando. Ella está destruyendo la autoestima del hombre, y borrando su confianza en sí mismo. Ella está sepultando su respeto de sí mismo mientras que ella cree que está ayudando. «Tú sabes, mi madre me dijo que no me casara contigo. Mis hermanas me advirtieron de todo esto…».

Mujeres, ustedes no saben lo que las palabras como éstas hacen a un hombre. Si el hombre cae, o hace un desorden, no le des una patada. Las ayudantes recogen a las personas y las sacuden el polvo. Cuando ellos caen otra vez, ellas los levantan otra vez. ¿Acaso sabes tú cuántos hombres están en el lugar en que se encuentran solo porque la ayudante se aseguró de que ellos llegaran a ese lugar? Cualquier cosa que el hombre no puede, es el trabajo de la mujer ayudarlo a que lo logre. El tal vez no sea el mejor esposo, él tal vez no esté maduro espiritualmente, pero es tu trabajo ayudarlo.

Si el hombre con que tú estás casada pierde su trabajo, él va a necesitar mucha comprensión y mucho apoyo. Él va a necesitar alguien que le abrace y le diga: «Está bien, cariño. No importa el dinero, ni ninguna otra cosa. Tú todavía eres mío. Podemos vivir en una choza y aun así ser felices». El libro de Proverbios dice que es mejor ser felices teniendo poco con que alimentarnos que comer carne en medio de la contienda. «Yo prefiero cambiarme a un apartamento de una recámara y estar contigo, en lugar de vivir en una mansión sin ti. Vamos a estar contentos en Cristo Jesús, porque tú eres todavía mi hombre. Tú eres la cobertura de Dios para mí«.

Si tú quieres ver a un hombre salir corriendo a buscar otro trabajo, dile algo como esto, con sinceridad. Las mujeres no saben el poder que Dios les ha dado para bendecir a los hombres.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “El Propósito y el Poder de la Mujer”

Por Myles Munroe

Lee La Mujer es la Ayuda del Hombre 3

Lee La Mujer es la Ayuda del Hombre 4

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre